Zaha Hadid: La arquitectura innovadora

Hoy diferentes espacios en internet rinden homenaje a la influyente arquitecta quien falleció hace 14 meses y celebra 13 años de haber ganado el premio Pritzker.

Zaha Hadid es considerada una de las personas más influyentes dentro de la arquitectura global, nacida en Bagdad, Irak en 1950 dentro de una familia de clase alta árabe suní.

Zaha Hadid desarrollo su educación en la capital iraquí, esto siendo en un colegio dirigido por monjas católicas francesas, continuando su educación secundaria en Suiza y Reino Unido.

Solo tuvo el regreso a Medio Oriente para estudiar matemáticas dentro de la Universidad Americana de Beirut entre 1968 y 1971.

Tras haber obtenido su título, pudo regresar a Londres para estudiar en la Architectural Association (AA), de donde pudo graduarse en 1977 y en donde también fungió como profesora.

Dentro de su paso por la AA como estudiante, Zaha fue alumna de Rem Koolhaas; quien también fue galardonado con el Premio Pritzker, además de Elia Zenghelis, con quienes después sería socia en el Office for Metropolitan Architecture (OMA) en Róterdam.

En 1979 propio formar su propio estudio en Londres, lugar en donde pasó la mayor parte de su vida y que conserva su nombre primigenio Zaha Hadid Architects. En esa época consiguió también la nacionalidad británica.

En la actualidad, ese estudio es dirigido por Patrik Shumacher y está formado por 400 personas y 55 países, además de realizar 950 proyectos en 44 diferentes países desde el día de su fundación.

Dentro de sus primeros trabajos, Hadid visualizó sus proyectos a través de pinturas de apariencia modernista abstracta. Zaha manifestaba que “hay 360 grados, así que ¿por qué quedarse con uno?”.

Tuvo la capacidad de convertirse en una exitosa diseñadora, capaz de aplicar su talento en joyas, muebles, zapatos, bolsas, barcos o ropa con la que se vestía.

Su fama internacional despegó en 1988 con la muestra de algunos dibujos arquitectónicos dentro de una aclamada exhibición nombrada ‘Deconstructivismo en la Arquitectura’ en el museo MoMA de Nueva York.

Desde ese momento tuvo oportunidades para poder levantar sus proyectos dentro del mundo de la arquitectura, siendo en 1994 el primero de ellos.

Gracias a su trabajo en la arquitectura, en el 2004 tuvo la fortuna de ser la primera mujer en recibir el Premio Pritzker. Anteriormente se había hecho acreedora de la Orden del Imperio británico por sus servicios a la arquitectura.