Viajar en avión es más barato desde hace una década

Los cargos por equipaje extra han aumentado con el paso de los años.

 

Las diferentes aerolíneas han ido experimentado con precio de boletos y otro tipo de promociones para que las personas ya prefieran gastar en el viaje en avión antes de analizar otro tipo de opciones en la realización de sus traslados.

Los precios bajos en el combustible para aviones, además del veloz crecimiento de la industria aérea, la cual multiplica la competencia, han hecho que los precios para viajar sean cada vez más económicos.

Algunos reportes de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), la Oficina de las Estadísticas Laborales del gobierno de los Estados Unidos y sitios especializados que se encargan de estar monitoreando los precios de un pasaje aéreo así lo han señalado.

Solo para que pueda servir de ejemplo, viajar de Nueva York a Londres costó $3.160 dólares en promedio durante el 2015. En 2016, el precio se redujo a $2.006 según el sitio de venta de boletos y servicios turísticos Kayak.

Las mediciones estadounidense han mostrado que las variaciones en los precios de los pasajes de avión en todo el mundo entre 2006 y el cierre del 2016 es de -9.4%, algo que se presenta inédito en estos 10 años.

Este fenómeno podría estar ampliándose con el paso del tiempo, pues a comparación de 1996 un 64% del precio total de los boletos de avión estaría siendo la diferencia, favoreciendo a las personas que adquieran sus pasajes.

La IATA ha destacado que en 20 años jamás habían existido tantas ciudades conectadas por rutas aéreas, además de contar con costos tan bajos dentro del transporte aéreo.

Se estima que gracias a la baja de precios, los viajes en avión tengan un aumento de 7.2% superior al año pasado.

Un estudio realizado por el portal de vuelos Expedia ha señalado que “los precios promedio de los boletos aéreos continúan bajando en todo el mundo, convirtiéndose en un momento estelar para volar“.

El reporte titulado “Nuevas alturas para viajes aéreos” indica que los vuelos en clase turista han alcanzado sus precios más bajos en años.