Trump y las supuestas grabaciones secretas en la Casa Blanca

Las sospechas de que el presidente de Estados Unidos tiene grabaciones de reuniones con Comey han aumentado el escándalo

Donald Trump amenazó al ex director del FBI James Comey en Twitter el viernes por la mañana.

Trump tuiteó: James Comey espero que haya ‘cintas’ de nuestras conversaciones antes de que él comience a filtrar a la prensa!”

El tuit es fiel al estilo del primer mandatario de Estados Unidos, pero sugiere también otra cosa: ¿Trump ha grabado secretamente las reuniones de la Casa Blanca?

En dado caso, eso ocurrió justo después de que el New York Times informó que exigió “lealtad” de Comey en una cena privada poco después de que Trump asumiera el cargo.

Hasta el momento la Casa Blanca no ha respondido a las solicitudes de comentarios sobre si el presidente posee grabaciones de su cena con Comey o cualquier conversación con él.

Comey, que supervisaba una investigación sobre los supuestos vínculos entre los financiamientos de campaña de Trump y Rusia durante las elecciones de 2016, fue despedido el martes pasado en un anuncio sorpresivo.

Inicialmente se había afirmado que Comey fue despedido por recomendación del subdirector general Rod Rosenstein, quien estaba insatisfecho con el manejo de Comey por el escándalo de correos electrónicos de Hillary Clinton. Pero Trump dijo más adelante que era enteramente su decisión y que “el asunto de Rusia” fue un factor en ésta.

La historia ha cambiado constantemente lo que alimentó la controversia, pues funcionarios que inicialmente seguían la línea de Rosenstein tuvieron que contradecir la declaración de Trump en una entrevista con el canal NBC.

“Yo iba a despedir a Comey, dijo Trump. “Mi decisión. Yo iba a despedir a Comey.

La mención de grabaciones ha alimentado más comparaciones con Richard Nixon y el escándalo de Watergate, incluso aumentando las apuestas que dicen que el presidente Trump podría ser destituido.

Nixon hizo grabaciones de las reuniones en la oficina oval, lo que a la postre generó un escándalo y lo llevaron a su dimisión del cargo.

Michael Beschloss, un destacado historiador presidencial, dijo el viernes en Twitter: “Se supone que los presidentes han dejado de grabar rutinariamente a los visitantes sin su conocimiento cuando el sistema de grabaciones de Nixon fue revelado en 1973.”

Adam Schiff, demócrata de alto rango en el comité de inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo en Twitter: Señor Presidente, si hay ‘cintas’ relevantes para el despido de Comey, es porque usted las hizo y éstas deberían ser proporcionadas al Congreso.