Reforma de Telecomunicaciones: ¿un fracaso?

En en el sector de la telefonía los usuarios han ganado con la reducción en sus precios.

Carlos Slim, uno de los empresarios más exitosos de México ofreció el viernes pasado una conferencia de prensa con una sala repleta con más de 200 periodistas.

Este hecho por si solo se podía considerar como inusual pues el empresario no suele expresarse ante los medios de comunicación con tanta frecuencia, siendo también extraña pues el magnate no hizo ningún anuncio empresarial.

En esta ocasión se dedicó por hora y media a hablar sobre la política, aclarando que no tiene vocación política, además de verter sus opiniones sobre Donald Trump y la economía mexicana.

En ese contexto, Slim utilizó el espacio para criticar la reforma de telecomunicaciones, la cual causó que su empresa América Móvil, matriz de las firmas Telmex, de telefonía fija, y Telcel, de telefonía móvil, fuera declarada agente económico preponderante. “En la ley hay errores que han hecho que no invirtamos”, afirmó.

Sus rivales dentro de este marco han declarado que el empresario no tiene mucho de qué quejarse pues dicen que la reforma no ha cumplido con el objetivo de aumentar la competencia, ya que América Móvil conserva la misma participación de mercado.

Mientras las empresas siguen mostrando su descontento sobre la reforma, en los tres años que han pasado desde su entrada en vigor solo parecería tener un ganador, quien podríamos tomar como el más importante, el cual es el usuario.

En general, los precios han caído y las compañías lo han soportado con reducción en sus ingresos, como Telefónica; o con reducción en sus márgenes como es el caso de América Móvil. Mientras que AT&T se encuentra viviendo una pérdida operativa pues invierte de manera importante con el fin de obtener clientes, contando con costos elevados en esta primera etapa.

Habrá que recordar que esta reforma de Telecomunicaciones entró en vigor en el 2013. Fue un cambio de leyes que incluyó a la Constitución, esto con el objetivo de transformar un sector que llevaba más de 20 años siendo liderado por el monopolio de Carlos Slim, América Móvil, la cual lideraba la industria desde que ganó la licitación por la privatización de Teléfonos de México en 1990.

A pesar de todo esto, el fin esencial de la reforma era el de aumentar la competencia entre las empresas para que los usuarios tuvieran una mayor gama de opciones, las cuales no se han dado, gracias a que la inversión por parte de las demás empresas han sido grandes, lo cual no les deja tener precios competitivo dentro del mercado.