Precontigencia ambiental en el DF, hoy 4 de marzo de 2015

Precontigencia ambiental en el DF, hoy 4 de marzo de 2015. (Foto: Notimex)

La Comisión Ambiental de la Megalópolis decidió continuar con la precontingencia ambiental por ozono en el Valle de México, ya que las condiciones de estabilidad atmosférica no han mejorado lo suficiente para permitir que se levanté la medida que fue establecida desde ayer a las 17:00 horas.

Los riesgos que se pueden presentar por el ambiente son la irritación en las vías respiratorias, molestias graves en personas con problemas respiratorios y cardiovasculares, y ataques de asma en quienes padecen de esta enfermedad.

Las recomendaciones que se le dan a la población es de no fumar en espacios cerrados, evitar realizar actividades deportivas al aire libre, y a las personas que padecen de problemas respiratorios mantenerse dentro de sus hogares entre las 13:00 y 19:00 horas.

Se exhorta a las autoridades establecer operativos para la agilización de vehículos en la zona metropolitana, incrementar la vigilancia del Programa de Vehículos Contaminantes y suspender actividades de pintura en la vía pública, mobiliario y equipos a cielo abierto, así como en instalaciones sin casetas de pintura.

En su reporte más reciente el Sistema de Monitoreo Atmosferico (SITMA) reportó la mala calidad del aire en las zonas noroeste del valle de México.

ZONA _____ OZONO (O3)____ PARTICULAS* _CONDICIÓN

Noroeste _____ 29_______________ 109 _________ Mala

Noreste ______ 29_______________ 114__________ Mala

Centro _______ 16_______________ 100__________ Regular

Suroeste _____ 33 _______________ 93___________Regular

Sureste ______ 23________________ 96__________ Regular

De acuerdo al SIMAT cuando los contaminantes se encuentran en el rango 101 a 150, las condiciones son malas y es cuando las personas pueden tener síntomas como irritación en vías respiratorias, disminución de la función pulmonar, entre otros.

* Partículas (PM10).- pequeñas partículas sólidas o líquidas de polvo, cenizas, hollín, metálicas, cemento o polen, dispersas en la atmósfera.

Al registrarse una contaminación severa pone en riesgo la salud de la población, por eso cuando la calidad del aire es muy mala se inicia la precontingencia, lo que implica  la suspensión de cualquier actividad al aire libre que exponga a la población.