Nicolás Maduro de frente a una posible denuncia.

Pensionados y jubilados venezolanos denunciarán a Maduro ante la CIDH.

Nicolás Maduro es acusado de incumplir con entrega de bonos.
Nicolás Maduro enfrenta posible denuncia de Pensionados y Jubilados.

Nicolás Maduro, actual presidente de Venezuela, sería denunciado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por parte de pensionados y jubilados del mismo país ante su negativa a pagarles el bono de alimentación y medicinas que les corresponde por una ley aprobada el año pasado.

José Luis Estredel, presidente del Sindicato de Pensionados y Jubilados de Venezuela (SINPEJUV), precisó lo siguiente: “Este bono beneficiaría a más de tres millones de pensionados y jubilados que existen en el país, los cuales se encuentran en situación de pobreza”.

El bono en cuestión, aprobado por la Asamblea Nacional (Congreso unicameral) en marzo del 2016, compensaría el grave deterioro que ha sufrido el salario consecuencia de la galopante deterioro que ha sufrido el salario como consecuencia de la galopante inflación que vive el país.

“Acudiremos la próxima semana ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en demanda de que el presidente venezolano cumpla con su obligación de garantizarnos el derecho a la salud y a la alimentación previstos en la Constitución Nacional”, anunció Estredel.

Explicó que la Ley de Bonos para Alimentación y Medicinas a Pensionados y Jubilados fue aprobada en marzo de 2016, pero existe una omisión constitucional del Poder Ejecutivo en torno a esta normativa, por razones de índole política, en su posición de desconocer la legislatura dominada por la oposición.

“Tenemos 13 meses esperando por el pago de este bono de manera fija y mensual para la compra de alimentos y medicinas, los cuales han sufrido incrementos tan elevados que ya es imposible cubrirlos, pero el presidente solo se limita a decir que no hay dinero”, señaló.

Resaltó que a un alto porcentaje de pensionados y jubilados de la administración pública ya no les alcanza el dinero para su subsistencia. “Tenemos que decidir, entre comprar comida o comprar medicinas, ya que la pensión no alcanza para ambas cosas”, se quejó.