La “píldora del ejercicio”: el sueño dorado de los flojos

Científicos estudian las ventajas de una droga experimental que podría ofrecer beneficios a la salud

Para aquellos que no pueden hacer ejercicio, esta parece ser la respuesta (o sueño dorado): en lugar de pasar horas en el gimnasio, pueden obtener los mismos beneficios del entrenamiento físico con la “píldora del ejercicio”.

¿Te lo imaginas? Esto podría ser música para los oídos de muchos, como los conductores de camiones o quienes trabajan largas horas en la oficina, pero investigadores creen que esta píldora podría transformar la vida de las personas que son incapaces de ejercer debido a la obesidad o graves discapacidades físicas.

Científicos dirigidos por Ronald Evans en el Instituto Salk en San Diego, descubrieron que una droga experimental permitió a los ratones correr en una cinta de correr durante 270 minutos antes de sufrir agotamiento, mientras que los ratones en su rutina normal lo hicieron durante 160 minutos antes de alcanzar su límite físico.

El aumento de la resistencia fue acompañado por otros beneficios aparentes: después de 8 semanas, los ratones que tomaban el medicamento perdieron peso menos y mantuvieron mejor sus niveles de azúcar en la sangre, sugiriendo que una píldora también podría ayudar a las personas con diabetes.

Se dirigieron a un fármaco conocido como GW501516, que anteriormente se había demostrado que mejora la resistencia y quemar grasa más rápido. A través de una serie de pruebas con ratones en caminadoras, Evans encontró que la droga cambió la actividad de casi 1000 genes.

La droga hace que el cuerpo queme grasa más rápido, pero también quemar el azúcar más lentamente.

 

Hace una década, las pruebas en animales mostraron que podría potencialmente aumentar la resistencia. El hallazgo dio lugar a un mercado negro para la droga, y su posterior abuso por parte de algunos atletas en los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008. Al año siguiente, la Agencia Mundial Antidopaje prohibió la droga y advirtió que no era segura.

Louise MacKenzie, una farmacóloga de la Universidad de Hertfordshire que ha estudiado la droga GW501516, dijo que una vez fue considerada una “droga maravilla” debido a su potencial para tratar una serie de condiciones médicas.

Pero mientras que el compuesto parece tener beneficios a dosis bajas, puede tener efectos secundarios negativos en dosis altas. “Va de ser notablemente saludable a ser todo lo contrario, no hay un intermedio”, dijo.

¿Será que pronto veremos en el mercado la “píldora del ejercicio”?