Monterrey registra balacera la madrugada de este jueves

El tiroteo dejó un saldo de tres personas muertas.

En el estacionamiento de un antro de Monterrey fue registrada una balacera en donde tres hombres perdieron la vida y uno más resultó gravemente herido.

Los hechos ocurrieron cercana la medianoche en las instalaciones del negocio denominado Bar La Única, el cual se encuentra ubicado en las calles de Río Orinoco entre Río Grijalva y Calzada San Pedro.

Las investigaciones señalan que los cuatro hombres atacados se encontraban ingiriendo bebidas alcohólicas en las afueras del establecimiento, cerca de un automóvil tipo Jetta.

Las versiones de los testigos señalan que las tres personas muertas y el herido fueron atacados por varios hombres que arribaron a bordo de una camioneta tipo Suburban en color blanco.

Cada uno de los fallecidos presentaban un disparo a la altura de la cabeza, el cual es conocido en el ambiente del narcotráfico como: “el tiro de gracia”.

Uno de los asesinados vestía pantalón en color café claro, de aproximadamente 30 años de edad, camisa azul celeste, barba de candado y en su mano izquierda portaba un anillo matrimonial y un reloj, además cerca del cuerpo la policía localizó unos lentes para sol en color negro con blanco, una mochila y un vaso desechable.

Mientras que la segunda víctima quedó boca arriba, de barba, de complexión robusta, el cual vestía camisa manga larga, pantalón oscuro y al igual que su amigo presentaba un impacto de bala en la frente, usaba anillo matrimonial y reloj.

El tercero de los desconocido se encontraba boca abajo, con tres disparos en el cuerpo y uno más en la cabeza; vestía pantalón blanco, playera azul, portaba un vaso en color negro en la mano derecha.

El automóvil tipo Jetta que fue encontrado cerca de los cuerpos de las víctimas, mostraba al menos 15 impactos de bala, además de contar con los cristales destrozados; en el interior se encontró una mochila, sin conocer el contenido de la misma.

El asesinato de las personas se dio en una zona que presuntamente es vigilado constantemente por la policía local.

Sin embargo, esto no impidió que los atacantes huyeran del lugar sin ser intervenidos por la policía.