Irán lanza amenaza a Arabia Saudita: “Si hay guerra, dejaremos intactas solo dos ciudades”

La respuesta de Irán responde al príncipe Mohammed Bin Salam quien aseguró que la batalla sería en Irán.

 

El ministro de defensa de Irán, Husein Dehqan, dijo que sus fuerzas destruirán el reino saudita si este país se decide atacar la República Islámica, después de las amenazas de Riad en ese sentido.

Si los saudíes cometen esa estupidez (de atacar Irán), no dejaremos nada intacto salvo (las ciudades santas de) La Meca y Medina“, fue lo comentado por el general en una entrevista con la cadena libanesa Al Manar, que fue recogida por los medios oficiales iraníes.

El titular de Defensa criticó que “los saudíes creen que solo por poseer una Fuerza Aérea pueden hacer lo que quieran“.

Dehqan respondió de esta manera a las recientes declaraciones del príncipe y homólogo saudí, Mohammed bin Salman, quien había mencionado con anterioridad que el objetivo de su país es que la batalla por la influencia regional sea desarrollada en las fronteras de la República Islámica.

Las fricciones entre la monarquía petrolera de Arabia Saudita, que en ocasiones se ha llegado a considerar líder del mundo dunita dentro del islam, y el régimen persa de Irán, que ejerce su influencia sobre los chiitas ,viene en alza desde la revolución islámica de 1979.

Ambas potencias locales han apostado por facciones contrarias en los recientes conflictos regionales, como en las guerras civiles en Siria y Yemen, además de apoyar a rivales políticos en el Líbano, Bahrein e Irak.

En tiempos recientes ambos países cortaron sus relaciones diplomáticas y vínculos comerciales tras la ejecución de un sacerdote chiita en el 2016 y el asalto de la embajada saudí en Teherán como muestra de represalia.

El enfrentamiento también tiene origen en la administración del Hajj, el tradicional peregrinaje a la Meca que reviste de gran importancia para todo el mundo musulmán, por parte de Arabia Saudita.

La verdadera razón de este intercambio podría revelarse en una reunión a fin de mes en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), de la que ambos países son miembros, para discutir la extensión del recorte en la oferta global de crudo que se mantiene desde principios de año.