Humillación en Youtube le cuesta custodia de sus hijos

En los videos del canal DaddyOFive los menores terminaban llorando tras ser sometidos a gritos o violencia física.

El contenido de un canal de Youtube denominado DaddyOFive le costó  de manera temporal a Michael Martin la custodia de dos de sus cinco hijos, Cody, de 9 años y Emma de 11. En el material subido al canal de videos, se podía apreciar a Martin someter a bromas crueles a sus hijos.

Niño se traga la comida más asquerosa del mundo” y “Papá destruye el videojuego de su hijo” son algunos de los títulos que se podían encontrar en el canal, con las bromas que Martin y su madrastra, Heather, los hacían pasar un mal rato. El canal ya contaba con más de 75.000 seguidores.

Todos los videos han sido eliminados de su canal y en su lugar se puede ver una disculpa pública del matrimonio, con menos de tres minutos de duración. “Nos hemos dado cuenta de que hemos tomado terribles decisiones como padres. Entendemos y respetamos cómo la gente se siente y estamos de acuerdo en que hemos mostrado en internet cosas que no deberíamos haber subido” fue lo comentado por la pareja ante la cámara.

En las bromas que eran subidas a Youtube se podía ver a los niños llorar finalizando los mismos, ante las risas y burlas de los dos adultos que grababan los mismos. En algunos videos se le culpaba de cosas que no habían hecho e incluso en uno de los videos se le ordena a uno de los niños, Cody, abofetear a su hermana lo más fuerte posible, como lo menciona el diario The Washington Post.

El canal contaba con mucha popularidad dentro de Youtube, con videos que llegaban hasta las 700 mil reproducciones, pero fue hasta la denuncia de Philip DeFranco, uno de los youtubers más famosos, cuando el comportamiento del matrimonio fue denunciado.

DeFranco hizo una complicación de algunos momentos vividos por los menores.

En su defensa el matrimonio declaró que las primeras reacciones de los menores eran fingidas, aunque en algunos momentos recolectados por DeFranco se puede ver que los golpes recibidos por los menores no eran falsedades.

La madre de los pequeños ahora se encuentra con su custodia y ha agradecido a DeFranco, al igual que las personas involucradas en las denuncias por ello.