Holanda autoriza rechazar quimioterapia a niño de 12 años

Los jueces mencionan que no se le puede imponer un tratamiento que aumente del 75% al 80% sus probabilidades de sobrevivir.

Un tribunal al oeste de Honalda, dentro de la comunidad de Alkmaar, tomó la decisión de que no se le puede imponer un tratamiento de quimioterapia contra el cáncer a un niño de 12 años.

El paciente menor de edad, de nombre David, fue operado de un tumor cerebral y ha recibido la radioterapia. Ahora el procedimiento indica el pasar a la fase farmacológica para evitar el crecimiento de las células cancerígenas.

Los efectos secundarios de este tratamiento es un temor que tiene el menor, por lo cual prefiere la medicina alternativa. Esto tras una plática con un psiquiatra, el cual pudo constatar que el chico entiende de su situación y puede ser capaz de tomar una decisión razonada, eso provocó que el juez tuviera un fallo a su favor, permitiéndole así rechazar la quimio.

Los padres de David están divorciados y se encuentran enfrentados en cuanto a la situación actual de su hijo. Su padre prefiere que continúe con la quimioterapia, mientras que la madre se inclina por la medicina alternativa. En vista de la situación, los servicios sociales han sacado al menos de su hogar, lo que ha ocasionado la demanda del padre para poder conseguir que su hijo acepte el tratamiento.

El psiquiatra que tuvo las sesiones con David ha mencionado que “tiene unas ganas tremendas de vivir aunque también piense en la muerte. Lo que rechaza son las consecuencias de la quimioterapia para su calidad de vida

En el fallo del juez, este mismo “comprende” las dudas y temores del padre. “Pero teniendo en cuenta que el permiso del menor, entre 12 y 15 años, es necesario para proseguir con otros actos médicos, no es posible imponerse a su voluntad”.

En una excepción legal se indica que en ese rango de edad también los menores pueden tomar decisiones sobre su futuro médico. Como lo ha sido en este caso de David.

Los expertos en el tema pronostican el 50% de probabilidad para que el menor se cure si rechaza la quimioterapia, mientras que con el tratamiento tradicional esto aumenta entre 75% y 80%.