Conoce la historia de los bebés desaparecidos en Israel

Muchas de las familias han pensado que sus bebés perdieron la vida tras la creación del Estado de Israel.

Existen casos de abandono de familias a sus bebés de manera forzada gracias a la guerra, gracias a las consecuencias que la violencia puede traer a la vida de las personas que son testigos de la misma. Algunas de estas familias nunca se han llegado a conocer, o solo ha sido un breve vistazo.

La separación de bebés de sus familias en Israel es uno de esos casos que ha promovido historias de llanto, de sufrimiento e incógnita sobre lo que deparó de los descendientes de las diferentes familias.

Leah Aharoni es una de las madres que perdió a su bebé hace cinco décadas, mujer que ha tenido que vivir con la incógnita de lo que ha deparado el futuro de su heredera.

Apenas vi a mi bebé unos momentos. Era preciosa. Abrió los ojos y me miró, como si me estuviera rogando ‘no dejes que me lleven’“, relata.

Leah vivió un parto prematuro a unas mellizas dentro de un hospital cercano a su hogar en Kiryat Ekron, localidad posicionada en el centro de Israel.

El hospital le informó que su hija había sido trasladada a una clínica especial en Tel Aviv para cuidados especiales.

Aunque cuando el esposo de Leah llegó a la clínica, sólo pudo encontrar a una de las niñas.

Le informaron que Hannah, nombre que se le había puesto por sus padres, había fallecido.

Los padres aún pueden recordar la preocupación y tristeza sentida por la noticia, sobre todo cuando no se les mostró el cuerpo de la bebé, ni se les indicó el lugar del entierro, aunque jamás tuvieron duda sobre lo que el hospital les mencionó.

Existen muchos casos similares, de padres que fueron separados de sus hijos, sin tener mayores pistas de lo que pudo haber sucedido.

Las sospechas para Leah llegaron 18 años después, cuando a su domicilio llegó una carta dirigida a Hagit, la otra melliza, y para Hannah, la supuesta bebé fallecida, fue entonces cuando se dio cuenta de que algo estaba mal.

Leah inició con una exhaustiva investigación que la llevó a descubrir que existían los papeles que daban por muerta a su hija, aunque no en las fechas acontecidas, además de diferentes inconsistencias dentro de los mismos.

Algunas teorías señalan que los bebés desaparecidos fueron utilizados para experimentos médicos, mientras que otros, solo lo atribuyen a errores en documentos.