Ya viene el Festival Internacional por la Diversidad Sexual en CDMX

El festival cumple ya tres décadas y tendrá diversas sedes, entre museos y espacios culturales

Con el lema “Ojos que dio pánico soñar” se llevará a cabo la edición número 30 del Festival Internacional por la Diversidad Sexual, que del 1 al 24 de junio próximos busca rendir un homenaje a quienes iniciaron de manera formal la lucha por la visibilidad y respeto de esa comunidad.

A tres décadas del primer festival, aún existen retos para la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales, Travestis, Transgéneros e Intersexuales (LGBTTTI) en torno al respeto a los derechos humanos, sin importar sus preferencias, identidades y expresiones sexuales.

Con una serie de creaciones artísticas, como teatro, danza y artes plásticas, así como conversatorios, conciertos, proyecciones cinematográficas y una presentación de libro, este festival busca generar una conciencia de respeto hacia quienes integran dicha comunidad.

Además, generar referentes que coadyuven en el combate a la homofobia y violencia que viven quienes manifiestan una orientación y preferencias sexuales distintas a la heterosexual.

El festival tendrá sedes alternas al Museo Universitario del Chopo de la Universidad Nacional Autónoma de México, tales como el Centro Cultural José Martí, el Museo de Hacienda y Crédito Público, el Centro Cultural de México Contemporáneo, la galería José María Velasco y el Reclusorio Norte.

El director del Museo Universitario del Chopo, José Luis Paredes, refirió que la oferta cultural para este festival es muy variada, y abundó que aun cuando la Ciudad de México no es la misma de antes en materia de derechos para la comunidad LGBTTTI aún falta mucho por hacer.

“Este año decidimos dedicar el festival a la memoria histórica del movimiento de liberación homosexual mexicano, hacer un homenaje a todas y a todos los que dieron la cara por los derechos de las lesbianas, homosexuales y transexuales del país”, añadió el organizador del festival, Salvador Irys.

A su vez, resaltó la presencia de quienes fundaron este movimiento en 1978 con la intención de reflexionar lo que ha pasado a lo largo de 30 años, así como de las necesidades y retos que enfrenta esta comunidad.

En su oportunidad, Mariano Ruiz, director del proyecto Cabaret del Hechizo, que se presentará el 22 de junio en el Reclusorio Varonil Norte, señaló que este espectáculo busca dar voz a las mujeres trans que están privadas de su libertad, como una manera de expresión artística, iniciativa que busca replicarse en el largo plazo en otros reclusorios y centros de readaptación social.

Durante el festival también se presentará la exposición colectiva Empecemos con un Beso, bajo la curaduría de Juan Carlos Jaurena, que entre otros aspectos busca generar una apertura referente a la normativa de los que se supone deben ser los hombres y mujeres.

“Es una muestra que si bien habla del erotismo, el placer, las preferencias y el deseo también pretende sumarse a la estrategia de resistencia para abrir ciertos circuitos de significado que escapan a la lógica de representación normativa”, en ese sentido, resaltó la prevalencia del rechazo a la comunidad LGBTTTI.