Estados Unidos endurece sanciones contra deportados

La Cámara de Representantes ha establecido mayores sanciones a inmigrantes que reingresen al país.

 

La Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos aprobó este jueves un proyecto de ley que impondrá sanciones a las ciudades santuario para acceder a fondo federales además de endurecer las sanciones en contra de los deportados por parte de los Estados Unidos a la hora de volver a ingresar al terreno estadounidense.

Este proyecto, que reforma la legislación migratoria, ha establecido que un Estado o municipio que se empeñe en no aplicar esta ley migratoria en su localidad “no será elegible para recibir fondos” que sean provenientes del Departamento de Justicia o del Departamento de Seguridad Interior.

Las localidad que son conocidas como “Ciudades Santuario” no cooperan con entidades ni agentes del orden federal en materia migratoria, teniendo como consecuencia que no procesan el arresto de inmigrantes en situación irregular para entregarlos a las autoridades como el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

En la actualidad, son casi 500 ciudades las que son considerada como “santuario” para inmigrantes en situaciones irregulares, entre las cuales se incluyen San Diego, Los Ángeles, Baltimore y la capital federal, Washington.

La Cámara baja también ha aprobado un proyecto de ley que busca endurecer las sanciones de privación de libertad a inmigrantes que han ingresado ilegalmente después de haber sido deportados o rechazados con anterioridad.

Este segundo proyecto ha sido bautizado como “La Ley de Kate”, esto como homenaje a la joven Kathryn Steinle, quien fue asesinada en San Francisco en el año 2015 por un inmigrante ilegal, quien ya había sido deportado en varias oportunidades.

El asesinato de Steinle hizo que se abriera un intenso debate acerca de las “ciudades santuario” dentro de los Estados Unidos, el cual fue parte importante de las campañas presidenciales que se llevaron a cabo en el 2016.

Aunque los dos proyectos aún deben ser aprobados por el Senado, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ya ha saludado con su aprobación dentro de una nota oficial en la Cámara baja del Congreso.