Enrique Peña Nieto niega uso de Pegasus

El presidente de México ha rechazado las acusaciones sobre espionaje a periodistas y activistas.

 

Somos un gobierno que condena de manera categórica cualquier intervención que se tenga en la vida privada de quienes son activistas y de cualquier persona“, fue lo que dijo Enrique Peña Nieto este jueves durante un acto en el estado de Jalisco.

Las autoridades mexicanas han sido señaladas a inicios de la presente semana por parte de una publicación estadounidense de haber estado realizando espionaje electrónico a periodistas y activistas sociales dentro de ese país.

El supuesto espionaje habría sido utilizando un malware de computadoras conocido como Pegasus, el cual es utilizado por gobiernos internacionales para espiar a grupos criminales o de la delincuencia organizada.

Entre los supuestos afectados se encuentran la periodista Carmen Aristegui y el director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Mario Patrón.

Peña Nieto ha manifestado que la tecnología con la que cuenta el gobierno es utilizada para mantener condiciones de seguridad para la sociedad y para poder combatir al crimen organizado.

Anunció también que ya le ha hecho el pedido a la Procuraduría General de la República (PGR) para que se realicen las investigaciones necesarias para determinar las responsabilidades de estas acciones.

El informe presentado por parte de The New York Times ha mencionado que entre enero del 2016 y julio del 2016 se presentaron hasta 76 intentos para infectar con el malware Pegasus a periodistas y defensores de los derechos humanos en México.

Entre los afectados de este supuesto espionaje se incluyen al menos a 12 comunicadores y activistas que estuvieron involucrados en investigaciones de corrupción gubernamental, al igual que los abogados que asisten a familiares de los 43 desaparecidos de la Escuela Normal de Ayotzinapa.

El caso ya se ha comparado con el de Watergate en Estados Unidos, el cual le terminó costando el puesto como presidente de la Unión Americana a Richard Nixon. Hasta el momento no han existido mayores pruebas para comprobar el supuesto espionaje a las personas antes mencionadas.