Corea del Sur elige a su nuevo presidente

Moon Jae-in prometió buscar diálogo con Pyongyang.

 

Moon Jae-in ha ganado por amplio margen las elecciones presidenciales de Corea del Sur, siendo un veterano en la lucha por los derechos humanos y a favor de una búsqueda de diálogo con Corea del Norte.

Moon, candidato del Partido Democrático, quien siempre se perfiló como gran favorito dentro de los sondeos, obtuvo 41.4 por ciento de los votos, según una encuesta realizada por tres cadenas de televisión.

Su oponente, el conservador Hong Joon-Pyo quedó por detrás, apenas contabilizando el 23.3 por ciento de los votos, quien fue seguido por el centralista Ahn Cheol-Soo con el 21.8 por ciento.

Las elecciones se llevaron a cabo bajo un ambiente de escándalo de corrupción que finalizó con la destitución de la presidenta Park Geun-Hye, además de las tensiones que existen actualmente con Pyongyang.

Poco antes del cierre de las urnas, la participación dentro de las elecciones eran reportadas del 63.7 por ciento, lo que hacía contraste con el 59.3 por ciento que se dio hace cinco años en esta misma etapa de las elecciones, lo que significa un aumento notorio.

Estaba tan decepcionada con Park y con la clase dirigente“, compartió a la agencia de noticias surcoreana AFP,  Kim Kyung-Min, una joven de 24 años que fue a realizar su voto pero no quiso revelar el nombre de su candidato.

En el epicentro del escándalo que envuelve a la ex presidenta quien es acusada de haberse aprovechado de sus relaciones para sacar decenas de millones de dólares a las grandes corporaciones surcoreanas.

Este escándalo de corrupción sacudió empresas del tamaño de Samsung y sirvió como catalizador de muchas frustraciones de la población con respecto a las desigualdades, la economía y el empleo.

La crisis obligó a los candidatos a prometer reformas para una mayor integridad.

Monn de 64 años y su victoria por la presidencia de Corea del Sur ha representado una alternancia al frente del país tras cerca de 10 años de gobierno conservador.