Corea del Norte anuncia complot para asesinar a Kim Jong-Un

El plan consistiría en matar al líder utilizando sustancias bioquímicas.

Autoridades de Corea del Norte han acusado a la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) de realizar una conspiración para asesinar al líder norcoreano Kim Jong-Un, dentro de un momento de creciente tensión entre naciones.

La CIA y los servicios de Inteligencia de Seúl han hecho un “vicioso complot” con “sustancias bioquímicas” para asesinar al dirigente norcoreano durante ceremonias públicas en Pyongyang, así lo afirma en un comunicado el Ministerio de la Seguridad del Estado.

El uso de “sustancias bioquímicas que incluyen sustancias radioactivas y sustancias venenosas minúsculas es el mejor método (para cometer un asesinato) sin tener que acceder al objetivo; los resultados aparecerán en seis o 12 meses“, ha señalado el Ministerio dentro de la nota. “Vamos a desenmascarar y a destruir sin piedad hasta el último de estos terroristas que atentan contra la dignidad de nuestro líder supremo“, asegura el comunicado que fue recogido por la agencia de noticias de Corea del Sur Yonhap.

También señala que el complot fue “recientemente descubierto y aplastado“, sin dar más detalles.

Este supuesto complot difundido por las autoridades norcoreanas es un nuevo episodio en la escalada tensión que existe en la actualidad entre ambos países. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha lanzado un mensaje en todas las direcciones en las últimas semanas, desde el hecho de que no se descarta ninguna medida para hacerle frente a la amenaza norcoreana hasta que estaría dispuesto a sostener una reunión con Kim Jong-Un.

El mandatario estadounidense ha pedido a China ayuda para poder rebajar las crecientes tensiones.

Por otra parte, el régimen de Pyongyang ha realizado una amenaza para realizar una nueva prueba nuclear, lo cual podría desatar una fuerte reacción  en contra de la comunidad internacional. El grupo de monitoreo denominado 38 North ha informado recientemente de la reanudación de actividades en la zona de pruebas nucleares de Punggye-ri.