Confesor Go: La app para confesar tus pecados

La aplicación te permite buscar sacerdotes disponibles en ese momento para confesar tus pecados.

 

Una nueva aplicación para teléfonos inteligentes ha llegado, la cul te deja localizar sacerdotes católicos disponibles para poderte confesar en parques, templos y plazas, aunque solo es en España.

La herramienta que puedes usar para encontrar a los representantes de la fé se llama Confesor Go, la cual ha reclutado a un centenar de sacerdotes y la aplicación ya ha sido descargada por más de cuatro mil personas.

La página web de la aplicación ha explicado que con ella “cualquier usuario pueda saber, en tiempo real, dónde hay un sacerdote esperando para oír confesiones” con el fin de “favorecer tanto la administración como la recepción del sacramento de la reconciliación“. Tomando otras opciones, además de los templos para poder realizar la confesión.

Cuando un sacerdote estime que existe causa justa para ponerse a confesar en espacios públicos abiertos, Confesor GO también estará informando de su ubicación exacta“, señala un vídeo explicativo sobre la aplicación.

La búsqueda de los sacerdotes se podrá realizar por cercanía o por provincias, dando click en cualquier ubicación te aparecerán los sacerdotes disponibles para que puedas hacer tu confesión, además de todos los datos del mismo como: nombre, año de nacimiento, año de ordenación y dirección del lugar en donde se encuentra confesando.

Si el sacerdote se encuentra confesando en un lugar público abierto, en compañía de la información del mismo, vendrá una foto del lugar en donde se encuentra, con el fin de que el usuario pueda reconocerlo de manera más fácil.

De igual forma, si es que tienes activado el GPS en tu celular, al dar click en el sacerdote, te aparecerá la forma más rápida para llegar, además de  las vías que tienes para llegar a la ubicación en la que se encuentra el mismo.

El sacerdote Ricardo Latorre es el hombre encargado de impulsar Confesor Go, quien antes de su lanzamiento ya contaba con más de un centenar de sacerdotes que se interesaron para participar en este proyecto.