Undercover colors, el esmalte de uñas que puede salvarte la vida

Estudiantes de la Universidad Estatal de Carolina han desarrollado un esmalte antidrogas

Undercover colors, es el esmalte de uñas que cambia de color al entrar en contacto con drogas. Para descubrir si una bebida esta alterada, solo es necesario revolverla con un dedo. La mezcla de químicos avanzados hará el resto.

Este esmalte de uñas es el resultado de un proyecto de estudiantes de la Universidad Estatal de Carolina. Se trata de un esmalte antidrogas. Se busca evitar abusos sexuales. Y es que los datos duros son alarmantes: Una de cada 6 mujeres (en el mundo) serán abusada sexualmente, por lo menos una vez, a lo largo de su vida.

Undercover colors.
Undercover colors.

Los abusos sexuales siguen estando en la cima de los crímenes. La mayoría son perpetrados por un conocido de la víctima y, en muchos otros casos, por alguien que conoce brevemente en un bar, por eso nace Undercover colors.

“Con nuestro esmalte de uñas, cualquier mujer tendrá poder para protegerse discretamente, simplemente revolviendo la bebida con el dedo. Si la pintura cambia de color sabrán que algo anda mal”, aseguran sus creadores; Ankesh Madan, Stephan Gray, Tasso Von Windheim y Tyler Confrey-Maloney.

Así funciona Undercover colors.
Así funciona Undercover colors.

Las drogas que facilitan el abuso sexual generalmente tardan entre 15 y 30 minutos en hacer efecto después de ser ingeridas, y los efectos pueden durar entre 3 y 8 horas. Todas las siguientes drogas pueden encontrarse en forma líquida, en polvo o en pastilla.

Algunas de las drogas que facilitan el abuso sexual son Rohypnol (flunitrazepam), Ácido Gamma-hidroxibutírico (GHB), Ketamina, Soma y MDMA (éxtasis). Estas sustancias suelen disminuir la psicomotricidad, causan somnolencia, amnesia y mareos. Tras la pérdida del conocimiento de la víctima, cometer el delito es pan comido.

Si bien este esmalte de uñas no es la solución definitiva para que las mujeres dejen de ser abusadas, sí es un gran avance. Desgraciadamente, hasta hoy ha sido más fácil crear productos antiviolación antes que encontrar la manera de detener a los violadores.