Tatuajes para las axilas, la nueva moda

Los tatuajes en la axila están causando furor, porque resulta que quedan increíbles. Son inesperados, divertidos y con un toque rebelde irresistible

Tatuajes en las axilas, un must del mundo tattoo. Hace unos años era complicado encontrar una persona que tuviera esta parte del cuerpo tatuada. Hoy es la nueva moda.

Los tatuajes en la axila están causando furor, porque resulta que quedan increíbles. Son inesperados, divertidos y con un toque rebelde irresistible.

Cada vez es más común ver en las redes sociales que esta tendencia está creciendo. Desde un mensaje como “Apestas” hasta los tatuajes de personajes de dibujos animados o cómics manga para las más geeks o telarañas y viudas negras para las más dark.

Es evidente que no es el mejor lugar del cuerpo para tatuarse. Los motivos son varios y de consideración. La axila es una parte de nuestra anatomía en la que suele presentarse un exceso de sudoración. Además, el movimiento de los brazos provoca un constante roce en esta zona.

Recordemos que un tatuaje recién hecho (y durante las semanas venideras) es una herida en la piel, por lo que los problemas que pueden ocasionarse durante el proceso de curación son notables.

Es por ello que el proceso de cicatrización es un poco más lento que el de otros tatuajes, por lo que los cuidados que se deben tener son mucho mayores y minuciosos.

Sí, es una zona delicada y donde hay muchas terminaciones nerviosas, por lo que es un tatuaje bastante doloroso. Lo ideal es que los tatuajes en las axilas se lo hagan personas que ya hayan experimentado antes algún otro tatuaje

Algunas deciden tatuarse sólo una axila y otras prefieren tatuarse las dos axilas. En realidad todo depende de los gustos. Lo mismo ocurre con el tamaño. Y es que, en este caso, el tamaño sí importa.

Otra de las formas de llevarlo es como continuación de un tatuaje grande que cubra la parte posterior del brazo, ya que da una sensación de segunda piel.