¿Qué es y cómo tener un Súper orgasmo?

Tener un orgasmo está bien, pero tener un súper orgasmo es mucho mejor.

Se acaba de descubrir una nueva habilidad para conseguir un súper orgasmo que, según las estadísticas, el 85% restante lo puede conseguir. Un nuevo documental del Canal 4 (EUA) ha descubierto que llegar a un mega clímax es totalmente posible.

La creadora del Canal 4, Liz Friend, estaba decidida a eliminar el estigma asociado al placer sexual femenino al estudiar a un grupo de cinco mujeres que tienen la suerte de experimentar super orgasmos, ella esperaba mostrarle a otras mujeres cómo pueden lograrlo.

Este Santo Grial sexual se reduce a la ciencia. El super orgasmo está vinculado a niveles más altos de oxitocina – conocida como la “hormona del amor”, que se libera cuando se hace un vínculo con alguien.

El estudio también reveló que, al exponer a los participantes a la pornografía y poner a prueba sus respuestas fisiológicas en lo que se conoce como “cabina de excitación”, los más susceptibles a los mega orgasmos se activaron más fácil que otros.

Es súper importante que apagues tu cerebro o mente y simplemente te “dejes ir.” Si alguna vez has tenido un orgasmo en la vida, sabes a qué sensación me refiero. Pero para conseguir mayor placer, mayor tendrá que ser la relajación.

Las mujeres que se encontraban mucho más relajadas durante el sexo, no se centraron únicamente en un orgasmo. Lo que no es una hazaña fácil, pero tiene mucho sentido.

El estudio utilizó una multitud de pruebas para verificar la realidad del súper orgasmo, incluyendo un experimento bastante riesgoso que vio a una mujer masturbándose en una máquina de resonancia magnética – no es la más fácil de las tareas si eres 100% dependiente de un vibrador de metal.

Si quieres un plan sobre cómo forzar a tu cerebro a producir más oxitocina podría resultar infructuoso, pero los investigadores recomendaron que la mejor manera de alcanzar el Santo Grial de los orgasmos es practicar yoga y relajación.

No dudes en guiar su mano y decirle, con palabras o suspiros, lo que te produce placer. Procura no darle órdenes, sino conducirle sutilmente por donde tú quieras, con voz suave para que la excitación se mantenga. A él le encantará saber lo que te excita y pondrá todo su empeño en hacerlo bien.

La posición es delicada, así que lo mejor es que uses el lenguaje corporal para hacerle saber si va por buen camino. Gime cuando te esté gustando o acaricia su cabeza presionando o levantándose ligeramente cuando quieras que baje o aumente la intensidad.

No dudes en utilizar los dedos para guiar su lengua, por ejemplo, hacia tu clítoris.

Que no tenga prisa, esto es algo de lo que la mayoría de las mujeres se quejan con razón, ya las mujeres necesitan más tiempo para excitarse. Si tiene mucha prisa por penetrarte, siéntate encima suyo para estimular tu clítoris y que él pueda acariciarte hasta que estés lista.