Jengibre para el placer sexual

Por la cantidad de usos y cualidades, el jengibre podría ser un producto milagro, y es que se le atribuyen cualidades como riqueza nutricional, mejorar la circulación, limpiar el sistema digestivo, eliminar bacterias, reducir el ácido gástrico, auxiliar en el tratamiento de afecciones intestinales y del sistema respiratorio.

También sirve para aliviar gripe, antiinflamatorio y analgésico natural; además es útil en la cocina, para dar sabor y olor a los platillos; finalmente se le tacha de afrodisíaco y una forma de avivar el deseo sexual; pero también puede ser un juguete sexual.

La utilización del jengibre para estimulación clitoriana, vaginal o anal, existe e incluso tiene nombre figging, y viene de una práctica victoriana en la industria ecuestre, que consistía en poner una rodaja de jengibre en el ano los caballos para que no pudieran bajar la cola y se vieran más estéticos.

Más tarde, esta planta también fue usada como un método de tortura en algunas escuelas durante aquella época.

El jengibre aumenta la temperatura, causa picores y hace que los orgasmos sean más fuertes y más largos.

Aunque es más común en prácticas sadomasoquistas, pues la sensación caliente que provoca, implica cierto tipo de dolor que no todos están dispuestos a experimentar, cualquiera podría usarlo, porque además es barato y fácil de conseguir.

Danielle Rodríguez en su “Instructivo para masturbarte con un jengibre y retorcerte de placer”:

“ Tomé la raíz y presioné con mis uñas hasta sacar un poco de jugo. Lo unté con mis dedos mientras me acariciaba. Se activó un calor muy intenso y extenso. Empezó a picarme, parecido a cuando te enchilas. Cambié la velocidad del vibrador y usé la más potente.

Comencé a masturbarme con muchas ganas. Más fuerte y rápido. Estaba muy caliente. Se me calentaron las piernas y mi clítoris estaba más sensible. Me masturbé hasta que no pude más. Me vine. Me retorcí de placer. Literal. Arqueé la espalda al intentar controlarme. Mi sangre estaba hirviendo”, contó en un artículo.

Así que, ¿por qué no le añades jengibre a tus smoothies y juegas con sus ingredientes?