¿Padeces de obesidad y además fumas? ¡Cuidado hay más riesgo de un derrame cerebral!

Varios son los factores que ponen en riesgo tu salud

El riesgo de una Enfermedad Vascular Cerebral (EVC), conocida como infarto, derrame o embolia aumenta debido al tabaquismo, la obesidad, la diabetes, la hipertensión arterial y el colesterol elevado.

Si llegase a presentarse alguno de estos padecimientos hay que estar alertas ya que el tiempo que pasa antes de llegar al hospital puede hacer la diferencia entre la vida o la muerte.

Cerca de 15 millones de personas que mueren cada año en el mundo por esta causa, cinco millones fallecen durante las primeras horas.

Para quienes sobreviven a un derrame cerebral permanece con secuelas graves que generan gastos catastróficos para sus familiares e instituciones de salud que las atienden.

Es muy importante que conozcamos los factores de riesgo y sepamos identificar los signos y síntomas de una embolia. Esto le permite a los médicos actuar con rapidez para evitar la discapacidad y la muerte prematura del paciente.

El próximo 25 mayo se llevará a cabo la campaña nacional de Enfermedad Vascular Cerebral que se conmemora este 25 mayo. Por lo que el neurólogo vascular Fernando Flores exhortó a la sociedad a que seamos conscientes y tengamos presentes cuáles son los síntomas y los factores de riesgo.

“Generalmente, los infartos cerebrales se asocian con secuelas angustiantes y permanentes, ya que no sólo afectan el movimiento, sino también la memoria, el pensamiento, la comunicación, las emociones y, por supuesto, la calidad de vida de quienes los presentan”, agregó.

En un comunicado expresó que cerca de la mitad de los pacientes que sobreviven a esta condición de salud queda con un mayor o menor grado de incapacidad funcional y alrededor de un tercio de ellos requiere ayuda de sus familiares o cuidadores para realizar sus actividades básicas.

Indicó que si bien se tiene una ventana de aproximadamente cuatro horas y media desde que ocurre un accidente cerebrovascular hasta que se llega a los servicios de urgencias, es fundamental acortar todavía más el tiempo de espera en recibir atención neurológica.