Médicos descubren posible cura contra el Parkinson

Esta enfermedad la padecen por igual tanto hombres como mujeres

Después de 200 años de haber descubierto la enfermedad del Parkinson, enfermedad degenerativa producida por la muerte de neuronas, existe en el mercado un aparato que se implanta debajo de la piel para evitar el temblor y la rigidez del cuerpo, al mismo tiempo que reduce la cantidad de los medicamentos.

El neuroestimulador se coloca a la altura del pecho o en la región abdominal y se conecta a un electrodo que se inserta en el cerebro, un procedimiento que recibe el nombre de Terapia de Estimulación Profunda. Su función es bloquear los estímulos entre las neuronas que están generando el movimiento descontrolado a través de impulsos eléctricos, es un aparato muy similar a lo que es un marcapasos.

Entre los requisitos para las terapias de este tipo están contar con un diagnóstico definitivo el Parkinson de más de cuatro años de evolución; estado físico apto para una cirugía; y no tener complicaciones como la demencia.

El parkinson es una enfermedad crónica y afecta de diferente manera a cada persona que la padece. La evolución puede ser muy lenta en algunos pacientes y en otros puede evolucionar más rápidamente. A pesar de todos los avances de la neurología, hoy en día se desconoce la causa de la enfermedad de Parkinson, por lo que también se desconoce cómo prevenirla. Afecta tanto a hombres como a mujeres, y más del 70 por ciento de las personas diagnosticadas de parkinson supera los 65 años de edad. Sin embargo, no es una enfermedad exclusivamente de personas de edad avanzada ya que el 30 por ciento de los diagnosticados es menor de 65 años.

El costo del equipo más el procedimiento de la cirugía equivale a casi un millón de pesos, por lo que especialistas coincidieron en que el tratamiento debe ser más difundido para que se puedan abaratar los precios.

La responsable de la Clínica de Enfermedades Neurodegenerativas del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, indicó que procedimientos de este tipo se pueden desactivar o retirar en caso de complicaciones, sin embargo, aclaró que los tratamientos deben ser personalizados y adecuados a las necesidades de cada paciente.