Russ, la fiesta adolescente más salvaje del mundo

La fiesta para egresados con retos que van desde beber hasta vomitar y tener relaciones sexuales al aire libre

Se llama Russefeiring, Russ para los cuates, y es la fiesta más salvaje de la que hayas escuchado. Dura casi un mes y es, sencillamente, excesiva.

Cada año, unos 40 mil jóvenes participan en la celebración que se prologa por casi un mes con altas dosis de sexo al aire libre, alcohol y drogas (muchas drogas).

Pasa en Noruega y es parte de una celebración de egresados del nivel “educativo” medio superior. “Son adolescentes llenos de esteroides”, dice un adulto para describir lo que sucede en estas tres semanas. “Es una locura incomparable”, agrega otro.

Vestidos de rojo y azul, los chicos hacen un circuito que incluye varios festivales de música. El principal se llama Kongerparken, dura tres días y reúne a 13 mil 500 personas.

Los adolescentes se reúnen en grupos y alquilan autobuses, cuyo costo afrontan dividiéndolo entre 15 a 25 estudiantes.

Los autobuses están diseñados a medida con interiores con sofás de cuero, láseres y cines privados.

Los participantes deben cumplir desafíos como tener sexo al aire libre, besar a un policía, o tomar 24 cervezas en 24 horas.

Así se vive Russ en Noruega.
Así se vive Russ en Noruega.

Una serie de retos extraños (desde dormir en los árboles hasta pasar una noche en la casa de alguno de sus profesores sin que se de cuenta, y un montón de estupefacientes) y así casi un mes.

Se llama Russ (una abreviatura de una vieja celebración nórdica llamada Russefering), comienza a mediados de abril y termina el 17 de mayo, el Día de la Constitución y fiesta nacional noruega.

“Cuando ves películas estadounidenses tienes la impresión de que hacen fiestas muy locas, pero nosotros tenemos la celebración más descontrolada aquí en Noruega”, dijo a Associated Press Frederik Helgesenn, un joven que lidera el comité Russ en su escuela del oeste de Oslo.

La tradición data del año 1905, cuando Noruega se independizó de Suiza. Pero en los últimos años la versión reloaded ha puesto a temblar a propios y ajenos.