Descubre la posición sexual solo para expertas

Pasar del parado de manos a la posición sexual que abrirá (literalmente) tus posibilidades es pan comido

La parada de manos te convierte casi en una heroína, no es una posición sencilla pero la práctica hace a la maestra.

Practicando la parada de manos mejoras la fuerza general, la coordinación y la orientación espacial. Para llegar a esta postura necesitas fuerza en brazos y espalda.

Dominar el parado de manos ya es un arte por sí solo pero cuando tienes el sartén por el mango te convertirás en su más grande fantasía.

Pasar del parado de manos a la posición sexual que abrirá (literalmente) tus posibilidades es pan comido. Debes abrir tus piernas para que él se coloque en medio.

En un siguiente nivel, dobla tus piernas para rodear sus brazos y tener mejor equilibrio. Con esta posición tu pareja tendrá acceso total a tu zona sur y podrá estimular tu clítoris como nunca.

Así luce esta posición sexual.
Así luce esta posición sexual.

Por supuesto que en la teoría suena súper fácil pero no lo es. Así que si te cuesta trabajo, puedes empezar recostada boca abajo, con la cabeza colgando a la orilla de la cama. Arrástrate hasta que tus manos toquen el piso e impúlsate hacia adelante.

Como toda posición sexual, es un trabajo de equipo. Tu pareja tendrá que hacer lo suyo. Debe mantenerte segura y estar atento para cambiar de postura cuando tus brazos empiecen a flaquear.

Aplicar el parado de manos junto a una pared es una opción un tanto más cómoda, sobre todo tomando en cuenta que te gustará (y mucho) y vas a pasar así un buen rato.

Y sí, también lo puedes poner a él de cabeza. El encantador de serpientes, así se llama la posición que lleva el flujo de sangre hacia la cabeza e intensifica la experiencia.

Para llegar a esa posición, él pone sus manos en el piso y se para de cabeza. Una vez que está en posición, ella se pone de rodillas para estar al nivel de la pelvis de su pareja.