El pepino y sus bondades (casi) milagrosas

El pepino tiene 97 por ciento de agua y un bajo aporte calórico, agregarlo a tu rutina de belleza tiene un efecto milagroso

En una bebida refrescante o en una mascarilla, el pepino tiene sorprendentes beneficios. Pertenece a la misma familia que la calabaza y sandia, está constituido un 97 por ciento de agua.

Con su contenido de vitamina K, vitaminas B, cobre, potasio, vitamina C y manganeso, el pepino se convierte en un potente hidratante cutáneo y, sin duda, suavizante.

Un vaso con agua y un par de rodajas de pepino es sencillamente delicioso pero las bondades de este fruto en tu rutina de belleza van más allá:

  • Adiós celulitis. Los fotoquímicos del pepino hacen que el colágeno en la piel se apriete, deshinchando, reafirmando la capa exterior y reduciendo visiblemente la celulitis.
  • Antiestrés. Los pepinos contienen múltiples vitaminas B, incluyendo la vitamina B1, vitamina B5 y vitamina B7 (biotina). Las vitaminas B también son conocidas por ayudar a aliviar el sentimiento de ansiedad y reducir algunos de los efectos dañinos del estrés.
  • Un golpe de energía. Si te sientes cansada, este fruto vuelve a ser tu solución. Obtendrás los hidratos de carbono y vitaminas (del grupo B) suficientes para darte ese impulso de energía que necesitas de un modo saludable y 100 por ciento natural.
  • El secreto de belleza mejor guardado. Corta un pepino y hazlo hervir en una olla con agua tibia. Sus componentes químicos se mezclaran con el vapor. Retira la olla del fuego y con mucho cuidado deja que el vapor rocíe tu rostro. También puedes aprovechar para limpiar tus poros. Una piel radiante en un dos por tres.
  • Cabello fuerte y sano. Por su alto contenido de sulfuro y silicio ayuda a promover el crecimiento del cabello.

Dos pájaros de un tiro; con medio pepino haz agua fresca, con el sobrante, prepara una mascarilla facial, eliminar granos y espinillas más rápido de lo que crees.

Pepino, el fruto casi milagroso.