¿Cómo identifico si soy Shopaholic?

No soy adicta a las compras, o tal vez sí

Compras, compras y más compras, seguramente alguna vez te has preguntado si eres una shopaholic o compradora compulsiva, pero posiblemente solo estas exagerando un poco al respecto de tus problemas de comprar y que no puedes ahorrar. Pero también no cabe duda de que podrías estar en lo cierto, si posees al menos 5 de estas señales, no hay duda, eres compradora compulsiva.

 

Nunca tienes suficiente

Puedes tener tus armarios llenos de ropa, zapatos, bolsos, despensa, productos de limpieza, pero jamás tienes los suficientes, incluso tienes varias cosas que nunca has ocupado, e insistes en ir a comprar muchas más. ¡Nunca es demasiado para ti!
Trabajas solo para poder comprar

Lo típico de los shopaholics es que son personas muy trabajadoras, claro, que están motivadas por seguir comprando y darse sus gustos. Tu eres de que le hecha ganas en la empresa para ganar bonos, premios y así tener más dinero para ir a comprar.

Tu mail está lleno de mensaje de tiendas

Si diariamente eres víctima del email marketing donde te llegan los correos de ofertas, notificaciones de las nuevos artículos y a ti te encanta estar al pendiente del ingreso de las nuevas colecciones y productos, tal vez seas una compradora compulsiva.

Tienes prendas que no recuerdas haber comprado

Tu obsesión por comprar y tener la nueva colección de todo, hace que en mucha ocasiones no uses ropa lo que compras. Llegas a un punto donde tienes un mar de ropa que te das cuenta que hay cosas que ni siquiera recordabas haber comprado.

No puedes ir al centro comercial sin comprar algo

Vas al mall con tus amigas solo a ver una película y no puedes evitar entrar a las tienda y comprar algo. No importa que tanto lo necesitas o no, tu lo quieres y lo compras. Puedes comprar desde algo super pequeño como una mascada o llevarte todo un outfit completo. Tus amigas ya saben que salir contigo es compra segura.

No puedes comprar solo una cosa

Quizá solo tengas la intención de ir al super a comprar el pan integral que le falta a la despensa, pero terminas con carrito lleno, de cosas que no necesitas pero quieres comprar. Siempre que vas al supermercado o al centro comercial nunca puedes decir que no a ciertas cosas que terminas comprando de más.

Cuando estás triste compras, cuando estás feliz también compras.

Tu no necesitas ir al psicólogo para que te sientas mejor, lo que tu necesitas es ir al centro comercial o al supermercado. En los días tristes te diriges a estos lugares y te dejas a un lado la depresión con unas cuantas cosas para tu casa o para tu armario.

Y así como compras por que estás triste, lo haces cuando estás feliz. En realidad no necesitas un mood para ir a comprar y es que no hay nada mejor que comprar cuando uno esta feliz, si da más felicidad.

Gastas todo

Eres shopaholic si inviertes todo lo que tienes para llenar tu armario o tu despensa o lo que sea. Gastas tu dinero, tu energía, tu tiempo. Solo tienes ojos, manos y pies para comprar y comprar y seguir comprando.

¡Lo necesito!

Esta es tu frase favorita y la que sueles usar para justificar tus compras innecesarias. Si lo deseas lo compras y después utilizar esa frase para no sentir remordimiento y aprobación de otras personas.

 

¿Llegaste a una conclusión? ¿Eres o no una compradora compulsiva?