Lucie Myslíkova, la scout que enfrentó a los neonazis y se volvió viral

Una chica valiente de tan sólo 16 años

La imagen es poderosa y ya se ha convertido en una foto icónica en la República Checa. De un lado, un manifestante de extrema derecha, rapado, vestido de negro, con gafas de sol y actitud agresiva. Del otro, Lucie Myslíkova, de 16 años, vestida con su uniforme de scout entre burbujas.

El pasado 1 de mayo se celebró en Brno (República Checa) una polémica manifestación convocada por el grupo de extrema derecha Workers’ Youth. Aunque a la protesta también acudió un gran número de checos contrarios a las reivindicaciones de los neonazis. En este grupo se encontraba la joven Lucie con sus compañeros scouts.

La foto fue compartida por la Organización Mundial de los Scouts en su página de Facebook con el siguiente texto: “Gente de todos los caminos de la vida, los scouts entre ellos, salieron a las calles durante una manifestación de extrema derecha para apoyar los valores de la diversidad, la paz y el entendimiento. ¡Haciendo un mundo mejor!”.

La fotografía recoge por un lado la actitud de enojo del manifestante, con la cabeza rapada, gafas de sol y ropa oscura; mientras que en el otro lado está la dulce sonrisa de Lucie Myslíkova, con su uniforme de scout, actitud calmada y las burbujas de jabón para endulzar más la escena.

La persona encargada de darle al botón de la cámara fue Vladimir Cicmanec, un programador checo que acudió a la protesta como fotógrafo aficionado. Él se encargó de hacerla y subirla a internet. Las redes sociales hicieron el resto.

El gesto de Lucie Myslíkova se une al de otras mujeres como Tess Asplund, la activista que se enfrentó puño en alto al Movimiento Nórdico de Resistencia en Suecia, o Saffiyah Khan, símbolo de la lucha contra el racismo tras desafiar a radicales de extrema derecha en Birmingham con su sonrisa y su actitud relajada. Todas ellas herederas de la icónica ‘mujer del bolso’, la hija de un superviviente de Auschwitz llamada Danuta Danielsson que en 1985 irrumpió en un acto neonazi para golpearles con su bolso.