Los hombres también lloran (y más) una ruptura amorosa

Las mujeres sufren mucho más que los hombres al terminar una relación sentimental, pero son ellas quienes lo superan más rápido

Aunque usted no lo crea, resulta que los hombres sufren más (que las mujeres) por una ruptura amorosa.

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Binghamton y la London University College, en el que participaron 5 mil 705 personas de 96 países, las mujeres sufren mucho más que los hombres al terminar una relación sentimental, pero son ellas quienes lo superan más rápido.

Y aquí viene lo peor (para ellos). Incluso, el estudio dice que hay hombres que realmente nunca superan una ruptura.

Y tiene lógica, en este mundo machista, los hombres también sufren. A diferencia de las mujeres, tienen menos herramientas emocionales que les ayudan a lidiar con sus sentimientos.

Atrás quedaron los días en los que las mujeres eran las eternas devastadas por el abandono del caballero en cuestión. Ahora el dolor es mayor en el hombre.

Y aunque hay hombres que nunca se recuperan de una ruptura, siguen con su vida. Los científicos apuntan que estas diferencias se deben a la biología, el sexo femenino tiene más que perder cuando se involucra con la persona incorrecta. Sencillo, un corto encuentro romántico puede derivar en nueve meses de embarazo.

Sin embargo, son los hombres quienes llegan a enfrentar consecuencias más traumáticas relacionadas con el abuso de alcohol y drogas.

Como los hombres han evolucionado para competir para la atención romántica de las mujeres, la pérdida de la pareja para él puede no doler tanto al principio. Es hasta que siente la pérdida que se da cuenta que deberá comenzar a competir una vez más o, peor aún, que su pérdida es irremplazable.

Y aquí el hilo negro, el equipo de investigadores afirma que las rupturas amorosas son importantes debido a que la mayoría de nosotros experimentará un promedio de tres para los 30 años, de las cuáles al menos una nos afectará tan fuertemente que disminuirá nuestra calidad de vida por meses o semanas.