Selfie en la industria del maquillaje

A partir de un simple touch, el maquillaje cambio su rumbo

Quién diría que a partir de un simple “touch” la industria del maquillaje cambiaría su rumbo 180º y qué habría todo un vuelvo por una simple y aún famosa selfie.

Cada día hay más mujeres y hombres que se unen a fotografiarse a ellos mismo para redes sociales, a tal grado, que se ha convertido en toda generación en una revolución que ha conmocionado a miles al alterar los fundamentos básicos del maquillaje.

No había habido nada, hasta hace algunos años, que hicieran que un sector diferente de mujeres voltearan a ver el maquillaje como algo que creará fascinación.

Hoy en día somos tantas las mujeres que compramos cosméticos y aplicamos la selfie con nuestros nuevos labiales y highlights o, después de una ardua sesión de maquillaje que hasta etiquetamos los cosméticos que utilizamos y es ahí cuando el bum llega para cambiar las perspectivas de la publicidad y lo que conocíamos acerca del impacto.

Una simple fotografía ha disparado las ventas de cualquier tipo de maquillaje sobre todo de aquellos productos que creíamos solo eran para profesionales y nos ha forzado a llevar el maquillaje, nuestro maquillaje a otro nivel. Conceptos que llevan siglos existiendo como el counturing o strobbing se han dado a conocer gracias a las selfies de maquilladores digitales.

Estos maquilladores han hecho que no solo las aficionadas se vuelvan locas por la nuevas tendencias en maquillaje, sino que han atraído a muchas más que consideran que un buen maquillaje se ve increíble. Lo mejor es que todos los maquilladores de las redes sociales no han hecho una carrera en el medio, lo hacen en la industria de los pigmentos y de la moda. Es mucho más común ver como niñas y niños de 10 años abren su canal de youtube o su cuenta de Instagram y 3 años después son gurús en alguna de estas áreas.

El poder de una imagen es tan fuerte en el mercado que marcas como Maybelline, Rimmel y Covergil prueban sus fórmulas y sus efecto en la piel con fotos que sacan desde un iPhone, para ver cómo es que el rostro crea un contraste con la luz y el ángulo y comprobar si este tendrá un gran impacto en el mercado.

Las redes sociales han creado una nueva forma de vender publicidad de una manera, por así llamarlo, más real o natural, con los influencer, el marketing digital o de contenido que sin duda da paso a una nueva era no solo en de industria de los polvos y bases, sino de cualquiera.