Hazlo gritar de placer con la “rusa” perfecta en 5 sencillos pasos

La "rusa" es el sueño de muchos hombres. Se trata de una posición sexual que lo llevará al éxtasis total

La “rusa” es nada más y nada menos que la masturbación masculina utilizando los pechos. Una sensación muy parecida a la del sexo sin condón por el roce directo piel con piel. Para él, será un gran regalo. Quienes han probado esta técnica, relatan que es completamente orgásmica, pues además del sensual roce, la vista es incomparable.

La “rusa” es una posición sexual que deleita al caballero en cuestión; ella acostada boca arriba y él sentado sobre ella. Los hombres son visuales, lo sabemos, y esta técnica combina lo mejor del estímulo físico con el estímulo visual. Es una experiencia multisensorial a la que solo le falta un fondo musical súper erótico, aceites, olores y sabores que intensifiquen su orgasmo al máximo.

Así es como se hace una rusa.
Así es como se hace una rusa.

Estos son 5 sencillos pasos que harán de la “rusa” la mejor forma de tenerlo a tus pies:

1. Lubrica tus boobs. Para una mejor sensación y movilidad, utiliza algún lubricante a base de agua sobre tus senos. La sensación será placentera también para ti.

2. Elige una posición cómoda. Existen varias formas de acomodarse para realizar esta maniobra. La más común es que la mujer se arrodille frente al hombre, mientras él acomoda el pene entre sus boobs, luego ella las une con las manos y comienza la acción. Otra variante es que ella se acueste con la cabeza en la orilla de la cama, boca arriba, mientras él está de pie frente a ella y pone el pene en su pecho.

3. Encuentren su ritmo. Lo mejor es dejar que él lleve el ritmo de las embestidas, ya que es difícil mover el torso completo y la lentitud puede matar la pasión.

4. Jueguen con la intensidad. Al igual que el ritmo, lo ideal es que él decida qué tan profundo quiere ir, mientras ella se encarga de variar la fuerza con la que aprieta el pene para generar distintas sensaciones.

5. Usa la boca. Si quieres darle un plus de placer a la “rusa”, combínala con un buen blow job. Algunas sesiones de práctica y serás su diosa.