La cesárea implica más riesgos que parto normal según expertos

Una cesárea es un tipo de parto en el cual se realiza una incisión quirúrgica en el abdomen (laparotomía) y el útero de la madre para extraer uno o más bebés. Suele practicarse cuando un parto vaginal podría conducir a complicaciones médicas.

La cesárea implica algunos riesgos, aunque durante el alumbramiento puede salvar la vida de la madre y el bebé. ¿Pero es mejor decidir entre esta técnica o un parto vaginal?

Más de la mitad de los nacimientos por cesárea son realizados por elección y más de un tercio de esas cirugías se efectúa muy pronto, lo que pone en riesgo a los bebés de desarrollar problemas respiratorios y otras dificultades.

Óscar Castro Guevara, director de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) número 38 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), resaltó la importancia de que se hagan las evaluaciones y tomen las decisiones adecuadas antes de decidir realizar una cesárea.

El médico del IMSS señaló que se trata de una operación quirúrgica mayor en la que se realiza la extracción de un feto viable por medio de una incisión en la pared abdominal; lo que contribuye a la disminución de mortalidad materna perinatal. 

Castro Guevara indicó que algunas razones por las que se ha incrementado está práctica es debido a la reducción de la paridad (realización inmediata de salpingoplastia).

No sé debe realizar una cesárea sólo para evitar el trabajo de parto, debido a que puede originar otras patologías agregadas que también ponen en peligro la vida de la madre y una cesárea implica más riesgos.

Entre estas señaló las hemorragias intensas que provocan una extirpación del útero, una alteración de la placenta, implantación anómala de la misma, necesidad de transfusiones, complicaciones por la anestesia y posibles problemas respiratorios en el bebé.

Entre las indicaciones para realizar una cesárea destaca evitar el sufrimiento fetal y la desproporción cefalopélvica (incapacidad del bebé para pasar a través de la pelvis).

También la ruptura prematura de membranas, hemorragia tras vaginal, cordón umbilical muy enrollado en el cuello del bebé, variaciones en la frecuencia cardíaca fetal o cesáreas previas.