FOMO, el síndrome que padece el 56% de la población mundial

Se trata de un síndrome que aunque no se clasifica aún como enfermedad real por la medicina, genera una terrible ansiedad

Ese terror de que te estás perdiendo demasiadas cosas mientras los demás se divierten. FOMO es un deseo constante de estar conectado para saber todo lo que hacen los demás al instante.

La tecnología ha cambiado nuestra vida, para bien y para mal. Desde la nomofobia y hasta el síndrome de la vibración fantasma, ese que hace que sientas que te vibra el móvil en el bolsillo cuando en realidad no ha pasado nada.

FOMO es un concepto relativamente nuevo y se ha convertido en parte integral y alarmante de la vida cotidiana de casi dos tercios de la población mundial. De ahí la necesidad de mantener contacto visual con un smartphone (casi) 24/7.

FOMO es esa sensación de que hay demasiadas noticias de las que enterarse que aparecen en todos los medios. Esa ansiedad perpetua de que los demás lo están pasando de lo lindo mientras nosotros hacemos nada.

En el mundo real, es fácil ignorar lo que ocurre fuera de nuestro campo de visión, pero en el digital estamos a un click de saber qué hacen nuestros “amigos” en cualquier momento.

Y claro que sufrir FOMO frustra porque entonces vemos la vida “irreal” (la que nos quieren mostrar) de otros, la comparamos con la muestra y, de inmediato, nos sentimos miserables. Terminamos perdiéndonos de lo que estamos haciendo nosotros mismos o tan deprimidos que efectivamente hacemos nada.

El síndrome es cada vez más grave y se expande como una pandemia. Ratemyfomo.com es un sitio web que presenta un quiz para obtener una evaluación de qué tanto te afecta el FOMO. Es probable que termines con algo de culpa y sientas la necesidad de desconectarte al menos unas horas al día.

El poder del face to face, ese que tanto hemos olvidado, podría devolvernos la salud física y mental.  El FOMO desata el  insomnio, eleva tus niveles de estrés y hace que te distraigas con más facilidad.