Fingering, la técnica sexual que te llevará a las estrellas

Para un rapidín o como los juegos previos a ese encuentro erótico, el fingering es justo lo que necesitas

Adrenalina pura recorriendo todo tu cuerpo, el fingering es la técnica preferida de los que están buscando tener un rapidín.

El fingering hace referencia a una persona que usa los dedos para estimular el clítoris de una mujer con el fin de llevarla al orgasmo.

Por supuesto también puede referirse a la inserción de uno o más dedos en la vagina de una mujer con el mismo fin, el meollo del asunto es que la mayoría de las mujeres necesitan estimulación del clítoris para lograr el orgasmo.

El clítoris, la vulva, la vagina y hasta el ano sin víctimas del fingering. Puede constituir el encuentro sexual completo o puede ser parte de la masturbación mutua, con juegos previos u otras actividades sexuales.

Esta técnica es perfecta para aplicarla en lugares como el cine justo cuando necesitan más acción que la que hay en la pantalla. Aplica también para ese momento en el que tú y tu pareja están en la sala de su casa (con sus papás en el cuarto de al lado) o qué tal cuando en medio de la noche se escapan al baño del bar y comienza la (verdadera) fiesta.

Casey Calvert, una estrella porno, recomienda usar lubricante y experimentar con la velocidad. La profundidad y el número de dedos también es elemental.

Y aunque es una técnica relativamente sencilla, hay algunas reglas de oro:

  1. Uñas limpias y recortadas. Sin heridas ni infecciones.
  2. Por supuesto, manos limpias. Asegúrate de que se lave las manos justo antes de la acción. Nada de gel antibacterial, además de provocar irritaciones va a terminar con tu líbido en un dos por tres.
  3. Con delicadeza. Los movimientos bruscos pueden generar irritaciones y héridas.

Por supuesto que para decirle a tu pareja cómo te gusta debes primero autoexplorarte así que lávate las manos y alista una sesión de relajación absoluta. Si incluyes algunos juguetes sexuales, te aseguramos una experiencia multiorgásmica.