Dime cómo huele tu vagina y te diré cómo está tu salud

Es normal y saludable que tengas un poco de olor vaginal. Pero si este es desagradable ¡cuidado! es un foco rojo

Por todos, hombres y mujeres, es bien conocido el olor de los genitales femeninos; cada vagina tiene un aroma diferente. El olor vaginal podría ser el foco rojo de bacterias e infecciones. Conviene observar el flujo vaginal porque presenta cambios a lo largo de las diferentes etapas de nuestra vida, si éste presenta una consistencia anormal y un olor desagradable, sin duda, algo anda mal.

Dime cómo huele tu vagina y te diré cómo está tu salud:

  1. Cerveza. Es posible que tengas Candidiasis, una infección que debe ser tratada con un medicamento anti hongos. Otro signo de ella es que tu flujo vaginal se verá como queso cottage y se acumulará justo en la entrada de tu vagina.
  2. Pescado.  Este peculiar aroma puede deberse a una vaginosis bacteriana, la cual desprende un flujo color gris o blanco. Su olor es más fuerte después del sexo y cuando entra en contacto con el jabón.
  3. Olor a viejo. Posiblemente se trate de una Tricomoniasis y es una de las infecciones de transmisión sexual más comunes con 8 millones de casos al año en el mundo.
  4. Carne podrida. Es evidente y aparece, sobre todo, después de tu periodo menstrual. Es posible que hayan quedado algunos residuos de lo que utilizas en tu zona íntima como toallas femeninas o tampones.

Dicen que una vagina sana huele similar al ácido láctico del yogur, debido a los lactobacilos que protegen la flora vaginal de las infecciones. Es posible mantener el olor vaginal a raya. Hay “n” cantidad de razones que producen el mal olor vaginal, las más comunes:

  1. Una incorrecta higiene íntima, ya sea por exceso o por defecto de limpieza.
  2. Uso de ropa demasiado ajustada
  3. Uso de prendas mojadas.
  4. Una enfermedad de transmisión sexual.
  5. El propio semen que en ocasiones puede alterar el pH íntimo.

La prevención es la mejor medicina. Cuídate (también “ahí abajo”).