Por qué existen niveles en los altares de Día de Muertos

El culto a la muerte a través de los tiempos

En la vida y en la muerte hay niveles, y los altares de muertos no son la excepción. Cada uno de los altares tiene símbolos y significados, aunque todo depende del gusto de los vivos que recuerdan así a sus difuntos.

Los orígenes de la tradición del Día de Muertos son anteriores a la llegada de los españoles. En todo Mesoamérica se dedicaron rituales a la muerte, pero se tiene constancia de celebraciones en las etnias maya, mexica, purépecha y totonaca. Incluso, entre los aztecas, dependía de la forma de morir la manera en la que el alma seguía su camino al más allá.

La evangelización tras la Conquista fundió a lo largo de siglos tradiciones y creencias, haciendo una mezcla de rituales que no han perdido lo esencial: en México los muertos tienen un día para ellos y es cuando los vivos los honramos.

 

Niveles del altar

Los niveles en el altar de muertos representan los mundos material e inmaterial o los cuatro elementos, colocando diferentes objetos simbólicos para la cultura, religión o la persona a la que se le dedica el altar.

Altares de dos niveles: son una representación de la división del cielo y la tierra, representando los frutos de la tierra y las bondades de los cielos como la lluvia.

Altares de tres niveles: representan el cielo, la tierra y el inframundo. Debido a la introducción de ideologías católicas, éste ha cambiado su significado a dos posibles: la tierra, el purgatorio y el reino de los cielos, o bien los elementos de la Santísima Trinidad.

Altares de siete niveles: son el tipo de altar más convencional. Representan los siete niveles que debe atravesar el alma para poder llegar al descanso o paz espiritual. Según los otomíes, los siete escalones representan los siete pecados capitales. Además, se asocia el número siete con el número de destinos que, según la cultura azteca, existían para los diferentes tipos de muerte.

Según la mitología mexica, los muertos cruzaban los nueve infiernos del Mictlán. Así, tras una larga trayectoria de 4 años a través de las regiones infernales, los muertos al fin liberaban su alma, el tonalli, logrando descanso ante la presencia del señor y señora de la muerte, Mictlantecuhtli y Mictecacíhuatl, regidores del inframundo.

 

¿Cuáles son los elementos básicos que debe tener una ofrenda de Día de Muertos?