Chicas, hay que saber crear y mantener buenos hábitos

Crear hábitos es la mejor manera de dar pasos hacia tus objetivos

Crear un nuevo hábito, el que sea, cuesta trabajo. Es como aprender una actividad o habilidad nueva: requiere práctica, disciplina y persistencia. Algo muy similar pasa con los propósitos de año nuevo. Así que estos tips te pueden ayudar a mantener buenos hábitos:

Empieza con poco y no te comprometas con demasiado

Empieza con el pie derecho y vete de a poco. Si quieres cambiar muchas cosas a la vez o ponerte metas poco realistas, estás destinado a cansarte rápido y abandonar la misión. Por ejemplo, si tu meta es ahorrar el 15% de tus ingresos, puedes empezar a ahorrar de a poco, aún si son $20 pesos a la semana.

Incrementa ese ahorro con el paso del tiempo, una vez que se haga más y más fácil hacerlo. Si quieres leer más, puedes comenzar por leer solo 3 páginas al día y después incrementa.

Deja de hacerte trampa a tí misma

Muchas veces queremos “autoperdonarnos” cuando fallamos en algún hábito. Por ejemplo, si quieres estar en forma y estás a dieta, el antojo te puede ganar y querer comer pan dulce o algo que no está en las reglas; al cabo que “una no es ninguna”.

Esto es engañarte a tí misma. Evítalo al ponerte lapsos en donde si está permitido comer lo que se te antoje. Hay varias dietas que permiten un día libre a la semana para comer lo que quieras siempre y cuando sea con medida. Así, mantienes tu dieta, pero sobre todo el hábito.

Cuéntale de tus nuevos hábitos a un amigo o familiar

Un hábito nuevo tiene más esperanza de vida cuando tienes presión social, alguien que te está recordando sobre lo que te has prometido a tí mismo. Cuéntale de tus metas a una amiga o familiar. También puedes crear “fechas de revisión” en donde te reúnes con estos amigas para checar tu progreso.

Premio y castigo

Muchas se dan premios a sí mismos luego de cierto tiempo de mantener el hábito. También es bueno tener una consecuencia negativa en mente si dejas de hacerlo. Por ejemplo, si no ahorras constantemente, no llegarás a tu meta. Recuerda esto para mantener tu hábito de ahorro.

Asocia el hábito con algo más

Hoy en día todos hacemos cosas sin pensarlo, estos son hábitos ya parte de nuestra vida. Por ejemplo, después de comer, te lavas los dientes; para irte a dormir, te pones la pijama. Haz lo mismo con tus nuevos hábitos. Por ejemplo, si es fin de mes, sabes que tienes que pagar tus obligaciones. Págate a tí mismo también, es decir, aparta dinero para tu ahorro.

¡Tú puedes hacerlo! Ten buenos hábitos y nota las mejoras en poco tiempo.