Beso blanco, la nueva y peligrosa tendencia sexual

Es ya una popular fantasía sexual. El beso blanco podría causar herpes, sífilis o sida

La fantasía sexual de muchos, la nueva y peligrosa práctica sexual se llama beso blanco. El beso blanco consiste en hacerle sexo oral a un hombre, dejar que “termine” en tu boca, mantener ahí el semen y después pasarlo en un beso.

Durante mucho tiempo se pensó que esa era una buena opción para tener sexo “seguro”, pero múltiples expertos aseguran que hacerlo tiene riesgos similares a los de tener relaciones sin protección.

Ver porno inspira pero también malinforma. Este intercambio de fluidos a través de la lengua ha llamado la atención de la población más joven; de acuerdo con distintos reportes, la actividad es muy riesgosa y casi nadie lo sabe.

El sexo oral sin protección es de por sí riesgoso, el beso blanco está en el siguiente nivel. Cualquier contacto entre los órganos sexuales, fluidos corporales y la sangre, puede resultar en el contagio de una enfermedad de transmisión sexual, como herpes, sífilis o sida.

Si en tu boca hay lesiones, heridas expuestas, abiertas o recientes corres mayor riesgo de infectarte si el fluido viene contagiado con una ETS (enfermedad de transmisión sexual).

Pórtate mal pero cuídate bien, un condón de sabor será tu mejor aliado. Si ya decidiste experimentar con el beso blanco, sigue estas dos medidas preventivas básicas:

  1. No debes practicar el beso blanco justo después de lavarte los dientes. Puede causar abrasiones o cortes en tu boca. En lugar de eso, utiliza un enjuague bucal o una pastilla de menta.
  2. Revisa discretamente el órgano sexual de tu pareja, si ves “algo” extraño, detente. Debes evitar cualquier contacto con el área hasta que la examine un médico.

Practicar sexo oral sin terminar es mucho menos riesgoso; aunque también puede liberarse líquido preseminal. Tragar el semen representa el mismo peligro, debido a que en la garganta puede haber lesiones que aumenten el riesgo de contagio.