Puddle of Mudd prende a fans mexicanos al ritmo de su post-grunge

Puddle of Mudd

Los integrantes de la banda estadounidense de post-grunge Puddle of Mudd prendieron al público durante el concierto que ofrecieron la noche de este viernes en la Ciudad de México.

A lo largo de dos horas, la agrupación que nació en 1991 llenó de ritmo, acompañado por riffs y “headbangings” (movimiento violento de la cabeza que va al ritmo de la música) este espectáculo de rock con el que incitó a sacudir el cuerpo de sus fans mexicanos.

“¡Mexico city!” gritó Wesley Scantlin (voz principal, guitarra) a su llegada al escenario de El Plaza Condesa para tocar de inmediato temas como “Control”, “Drift and die” y “Abrasive”.

Los juegos de luces se hicieron presentes en este recinto al que acudieron cientos de jóvenes dispuestos a bailar junto con el sonido de la batería y las guitarras de estos músicos originarios de Kansas City, Missouri.

“No se preocupen, tenemos una noche muy larga ¿cómo se sienten?”, dijo Dave “Chilli” Moreno (batería, voz) a su público que los ovacionaba y que pedían canciones.

Enseguida sonó “Stoned” y “Away from me”, con la que el vocalista pidió que todo el mundo gritara y eso fue precisamente lo que hicieron sus fanáticos, quienes al mismo tiempo alzaron sus brazos.

Tiempo después lanzaron una porra a la banda que ha vendido más de siete millones de discos y ha colocado varios sencillos en el primer lugar dentro de algunas listas de éxitos en su tierra natal.

La velada fue transcurriendo con acordes de piezas como “Psycho”, “Outta my head”, “Nothing left to lose”, “Nobody told me”, y la muy coreada “She hates me”.

“¿Cómo están? Ya empezó lo bueno. Estamos felices de estar aquí con ustedes”, dijo Moreno antes de “Thinkink about you”, “Blood on table”, “Freak of the world” y “Spaceship”.

Después de esto el público gritó “sí se puede, sí se puede”, y es que Wesley, durante algunos minutos, intentó interpretar unas notas con su guitarra eléctrica, pero al final, mejor la dejó en el suelo y siguió cantando.

“¿Quieren más? ¡Viva México! ¿Qué vamos a hacer después de aquí, vamos a un bar?”, preguntó el cantante, quien dijo sentir amor por el país antes de concluir con “Already gone”, “Gimme shelter” y “Blurry“.