Miranda Kerr afectada en investigación del FBI: devuelve joyas por 8 MDD

Kerr recibió las joyas de Jho Low en 2014, después de la separación del modelo del actor Orlando Bloom

La supermodelo Miranda Kerr se ha visto obligada a entregar más de 8 millones de dólares de joyas asociadas a un caso de corrupción de alto perfil.

La orden vino del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, que está investigando al empresario malasio Jho Low por robar fondos gubernamentales.

Kerr recibió las joyas de Low en 2014, después de la separación del modelo del actor Orlando Bloom.

Así que la modelo australiana las habría recibido de manos de un amigo que ha resultado no ser tan amigo. Jho Low, más conocido por las fiestas que organiza que por sus negocios y a las que invita desde hace años a multitud de celebridades.

“Desde el inicio de la investigación, Miranda Kerr cooperó plenamente y prometió entregar los regalos de joyería al gobierno”, dijo el representante de Kerr, Mark Fabiani, a US Today en un comunicado.

“La Sra. Kerr continuará ayudando con la investigación de cualquier manera que ella pueda”.

Al parecer y según investiga el FBI, gran parte de la fortuna del empresario malasio procede del blanqueo de dinero. Se investiga si Jho Low, de 36 años, habría defraudado unos 4,000 millones de dólares desde 2009 a través del fondo de inversión 1MDB.

El dinero se habría blanqueado a través de distintas y ostentosas compras, que habrían ido a parar a manos de sus famosos amigos, como Leonardo Di Caprio o la propia Miranda Kerr.

La semana pasada, Leonardo Di Caprio tuvo que devolver algunos de esos regalos, entre los que se encontraban un cuadro de Picasso, otro de Basquiat y el Oscar de Marlon Brando que adquirió Jho Low en una subasta y que regaló posteriormente a Di Caprio, asiduo a las enormes fiestas que organizaba el empresario y que duraban en algunos casos varios días.

El entorno de Miranda Kerr ha difundido que la modelo está cooperando con las autoridades estadounidenses en todo momento.

Entre las joyas entregadas destaca un anillo de diamantes de casi 9 quilates que fue adquirido en 2013 en la joyería Lorraine Schwartz y que está valorado en 3,4 millones de euros. Según investiga el FBI, el empresario realizó varios encargos del mismo tipo a esta joyería.