5 Curiosidades sobre “Mi pobre angelito”

No cabe duda que cada navidad, ‘Home alone’, o ‘Mi pobre angelito’, Kevin (Macaulay Culkin), ya se convirtió en un clásico para verlo en familia.

Incluso en las redes sociales, en especial en twitter, cada que llega esta temporada, se convierte en tendencia.

Pero aquí te decimos algunas curiosidades que tal vez no conocías. Se estrenó en 1990 y se transformó en un éxito masivo. Algunos detalles poco conocidos sobre su producción.

1.Macaulay Culkin se inició muy joven el mundo de la actuación gracias a su padre: Kit Culkin, un hombre que intentó sin mucho éxito hacer carrera en el cine. Sería en 1989, cuando tenía apenas 9 años de edad, que consiguió su primer gran papel: el del inteligente y sarcástico sobrino de John Candy en “Solos con nuestro tío”. El protagonista consiguió U$S 100.000 por este rol tan importante en su carrera, pero en la segunda parte ganaría U$S 5 millones, además del 5% de recaudación del filme.

2.Una de las escenas más recordadas de la película es cuando el villano interpretado por Daniel Stern lanza un grito de terror cuando Kevin le pone en la cara la tarántula que tenía en su cuarto su hermano Buzz. Aunque el grito de Marv resulta muy cómico, en el rodaje Stern prefirió no hacerlo. El actor solo simuló que gritaba y pidió que se le añada sonido en post producción porque tenía miedo de asustar al arácnido y que esta lo ataque

.

3.Otra anécdota muy curiosa tiene que ver con Joe Pesci, el actor que interpreta a uno de los ladrones que ingresan a la casa de Kevin. Pesci siempre había participado en películas de corte dramático y completamente alejadas a las comedias y cintas familiares. Precisamente por este detalle, Chris Columbus, director de la cinta, quería tenerlo. Sin embargo, ya en el rodaje, a Pesci se le escapaban algunos insultos. Sobre todo en las escenas en las que su personaje pasaba mil y un peripecias a causa de Kevin. A manera de solución, Columbus le sugirió a Pesci que cada vez que quisiera gritar “fuck!” (“maldición”), diga “fridge”.

4.La inmensa mansión en Chicago donde vivían los McCallister y donde queda completamente solo el pequeño Kevin es una casa real.  No es el típico estudio de grabación que suele usar Hollywood para poder grabar con tranquilidad, como acostumbra hacerlo. Según relatan los productores la encontraron a las afueras de Chicago y decidieron alquilarla a sus dueños, quienes durante el filme se fueron a vivir a un departamento alquilado por la producción y tenían el privilegio de ir y visitar las grabaciones cuando deseen.

5.Todos recordamos esta tierna escena en la que Kevin se encuentra con ese vecino que le causa terror y al final resulta dándole ánimos los días que estuvo solo y desprotegido. Y aunque le da ese toque de feeling a la película, esa escena no estaba prevista en el guión original de la cinta. Fue el director quien llegó un día con la idea de agregar escena para que cuando los espectadores la vean sientan una sensación diferente y que no solo fue una típica película graciosa y divertida.