Maganer revela detalles de la muerte de Chris Cornell en Detroit

El cantante Chris Cornell estaba “hecho un desastre” en el concierto de Detroit que ofreció poco antes de suicidarse el pasado 17 de mayo.

Así lo declaró al portal “TMZ” Ted Keedick, quien era ingeniero de Cornell y trabajaba también como su manager de giras.

Keedick colaboró con Cornell durante la última década y dio a conocer algunos detalles del cantante, quien se colgó en el baño de su habitación la semana pasada.

Notó que algo raro pasaba con el intérprete desde el primer momento del show. “Nunca lo había visto o escuchado de esa manera antes, al menos si no cancelamos un show. Estaba teniendo serios problemas de control”.

Añadió que Cornell parecía drogado y hecho un desastre, “pero no deprimido”, pues en las pruebas de sonido lució con bastante ánimo.

Durante el show, Keedick se comunicó con alguien de backstage para preguntar qué le estaba pasando a Chris.

El pasado domingo, durante la entrega de los premios Billboard, el cantante fue recordado.

Mira el un video de su última presentación en The Fox Theatre, Detroit.

Un informe policial obtenido por The Detroit News reveló que Cornell fue a su hotel unos quince minutos después del concierto de la banda el miércoles por la noche. Su guardaespaldas, Martin Kirsten, había trabajado en la computadora de Cornell un poco y le dio dos dosis de un antidepresivo de prescripción, Ativan.

A las 11:35 p.m., estaba al teléfono con su esposa. Luego, a las 12:15 am, preocupada porque al hablar él arrastraba las palabras y sonaba atontado, llamó a Kirsten y le pidió ir a ver a su marido.

Después de hablar con la esposa de Cornell, Kirsten caminó dos puertas abajo y encontró la puerta del cuarto cerrada con llave. La seguridad del hotel declaró que no podía dejarlo entrar en la habitación porque no estaba registrado en la misma. A ese momento, Kirsten entró por la fuerza y fue hasta el dormitorio, para después forzar la puerta del baño.

Halló a Cornell en el suelo del baño con sangre corriendo de su boca y una cinta roja de ejercicio alrededor del cuello.

El médico del hotel Dawn Jones estaba en la escena a las 12:56 am, desató la banda de alrededor del cuello de Cornell y comenzó la RCP en el Cantante, que no respiraba.

A las 1:30 de la madrugada, Cornell fue declarado muerto por un médico en la escena. Detectives de homicidios también llegaron a investigar mientras un oficial llamaba a Vicky Cornell para informar sobre la muerte de su esposo.

Más tarde ese día, el médico forense declaró su muerte un suicidio. La familia cree que si Chris se quitó la vida, no sabía lo que estaba haciendo, y que las drogas u otras sustancias podrían haber afectado sus acciones.