50 sombras más oscuras: la candente escena eliminada por ser demasiado fuerte. Mírala aquí

Anastasia Steele (Dakota Johnson) y Christian Grey (Jamie Dornan) en una mesa de billar, sí, es muy fuerte

50 sombras más oscuras es una película dramática, romántica y erótica dirigida por James Foley, secuela de 50 sombras de Grey. Los juegos sexuales entre Anastasia y Christian son cada vez más candentes. Amada por algunos, odiada por otros. Lo cierto es que la la saga de 50 sombras de Grey no ha pasado desapercibida y causa revuelo con sus escenas subidas de tono. Para muestra un botón.

Esta escena fue eliminada del filme por supuestamente resultar demasiado fuerte. James Foley, director de la cinta, declaró que la tuvieron que eliminar para poder conservar la calificación R en Estados Unidos. Todo porque la película ya tenía demasiada carga sexual. Sin embargo, el propio Foley confirmó que la escena descartada aparecería en la versión DVD de la cinta y aquí está, se filtró a través de redes sociales.

Foley sobre la escena: “Era muy larga. La película es de 2 horas, y, simplemente, era mucho”. Por otro lado, Dakota Johnson (Anastasia en el filme) aseguró que la secuencia tardó “mucho tiempo en grabarse”, y que estaba “molesta” porque no fue incluida en el largometraje. Y sí, nosotros también estamos molestos. La escena, de cuatro minutos con veinticinco segundos inicia con una apuesta y un atrevido juego de billar.

50 sombras más oscuras está basada en el bestseller del mismo nombre, publicado en 2012 por la autora británica E. L. James que describe la relación entre una recién graduada de la universidad, Anastasia Steele, y un joven magnate de negocios, Christian Grey. Se destaca por sus escenas explícitas, con elementos de involucran masoquismo y sadomasoquismo.

50 sombras más oscuras se estrenó apenas en Febrero y recaudó 5.72 millones de dólares solo en la noche de preestreno. Al igual que su predecesor, 50 sombras más oscuras recibió críticas por su guion, narrativa y la actuación de Dornan, pero con elogios para Johnson. Y si algo te quedó a deber el filme, con esta escena la cuenta está saldada. Sin más preámbulo, ¡disfruta! (que no te vea tu jefe).