Keylor Navas recibió mensajes de apoyo de Sergio Ramos y Zinedine Zidane tras su error

Un error le costó a Keylor Navas la pitada del Bernabéu

Keylor Navas, Real Madrid
Lamento de Keylor Navas durante un partido de LaLiga. Foto: Twitter.

El nombre de Keylor Navas está haciendo eco y es que a pesar de que el Real Madrid pudo remontarle al Real Betis para recuperar el liderato de LaLiga, el guardameta costarricense se comió un gol que no dejó nada contentos a los aficionados madridistas.

Fueron notables los silbidos que recibió Navas, los cuales en el minuto 92 pudo cambiar por ovaciones, debido a una gran estirada que evitó el empate en el encuentro. Sin embargo, las últimas semanas del portero merengue han estado bajo la lupa y su groso error comienza a prender las alarmas en la afición del Madrid sobre si se tiene que buscar otro arquero para el próximo curso.

En su defensa salió Sergio Ramos. El héroe del partido, que con un certero cabezazo, le dio los tres puntos a su equipo, sabe que “el Bernabéu es un estadio complicado y el nivel de exigencia es infinito”, haciendo referencia a la pitada contra su compañero.

“Cuando los jugadores fallan necesitan cariño. Y al final nos ha salvado con un paradón que le daba el empate al Betis”, agregó el capitán del Real Madrid, quien se pudo captar dándole un gran abrazo a Keylor una vez terminando el partido.

Por su parte, Zinedine Zidane, director técnico de los madridistas, también tuvo palabras para su pupilo: “Es parte del juego. Se puede equivocar, como todos. Luego nos ha salvado. Me quedo con el apoyo de sus compañeros. La parada que nos salvó la hizo él”, dijo.

“Demuestra que tiene mucho carácter y personalidad incluso si comete un error. Lo más difícil es meter goles y parar. No siempre se puede parar todo. Al final nos ha salvado su parada y eso compensa su error”, agregó ‘Zizou’.

Así pues, el Real Madrid volvió al liderato y a falta de un partido pendiente, se encuentra un punto arriba del Barcelona, que perdió frente al Deportivo La Coruña, dejando escapar el primer lugar que tanto le había costado tomar.