29 de junio no se olvida…Y NO ERA PENAL

El México vs Holanda de Brasil 2014 sigue retumbando en los corazones de los mexicanos aficionados al futbol.

El 29 de junio siempre será recordado por los aficionado al fútbol como el día en el que el holandés Arjen Robben hizo una de las actuaciones más grandes en toda su vida, aunque no hablamos de una actuación futbolística, sino que hizo uno de los clavados que se han quedado guardados en la memoria de los mexicanos.

 

Eran los octavos de final del mundial de Brasil 2014, México había accedido a esta etapa tras haber cosechado dos dos victorias y un empate en la primera ronda, algo que no era poca cosa tomando en cuenta que formó parte del grupo del anfitrión Brasil y aunque sufriendo, puso sacarle un empate sin goles.

Holanda llegaba de ser sub campeona del mundo cuatro años antes en el mundial de Sudáfrica 2010, por lo cual pintaba para ser amplia favorita ante un México que si bien no se mostraba como el rival a vencer, si habia mostrado un buen futbol comandado por Miguel Herrera.

El partido había sido sordo son muchas llegadas a gol, hasta que apenas iniciando el segundo tiempo un gol de Giovani Dos Santos ilusionó a la afición mexicana con el anhelado pase a los cuartos de final, pero en los últimos cinco minutos de tiempo regular vino un disparo a las afueras del área por parte de Sneijder que empató los cartones y entonces…la maldición llegó a la cancha de Fortaleza.

Arjen Robben se escapó por la banda derecha para integrarse al área mexicana en donde encaró al capitán Rafael Márquez, quien en su afán de quitar el balón alcanzó a tocar a Robben en el área, solo para que el holandés se dejara caer y el árbitro del encuentro Pedro Proença marcara penal, el cual sería ejecutado por Huntelaar para poner cifras definitivas al encuentro y dejar eliminada una vez más a la selección mexicana de la Copa del Mundo en octavos de final.

Desde ese momento se inició la campaña: NO ERA PENAL, la cual estaba acompañada de playeras, memes, y demás imágenes que hacían alusión al clavado que Robben realizó en los minutos finales de partido para darle el triunfo a Holanda que terminaría como cuarto lugar del certamen.

Y tres años después lo más objetivo que podemos decir es: NO ERA PENAL.